¿Estás cansada de intentar por todos los medios conseguir un vientre plano y sigues sin ver resultados? Es muy probable que estés cometiendo alguno de los errores que te contamos a continuación.

El verano ya está aquí y cada vez nos urge más tener un abdomen plano y definido; un objetivo que puede llegar a ser frustrante, incluso parecer imposible, si no sigues los pasos correctos. A pesar de tu esfuerzo, es probable que estés cometiendo algunos errores que echan por tierra todo tu trabajo. Lee atentamente los consejos de Drink6 para evitar cometerlos y alcanzar tu meta.

Vientre plano: esto debes desterrar de tu rutina de vida

1- Hacer ejercicios focalizados solo en la zona del abdomen
Uno de los errores más comunes a la hora de trabajar para tener un vientre plano es pensar que la solución está en hacer series y series de abdominales en el gimnasio. Debes saber que perder grasa de forma localizada es muy difícil ya que, cuando adelgazamos, lo hacemos de forma global. Lo ideal es realizar entrenamientos de fuerza focalizados en la zona abdominal, y combinarlos con ejercicios de cardio para eliminar la grasa sobrante de la zona core.

2- Mantener una dieta saludable, pero hipercalórica
Aunque hacer ejercicio es vital para conseguir un abdomen plano, nunca debes olvidar la frase de que “los abdominales se hacen en la cocina”. Muchas veces pensamos que para perder grasa basta con mantener una dieta saludable y hacer deporte. Y es cierto, pero, si lo que quieres es un vientre de atleta, debes vigilar muy bien qué alimentos ingieres. Hay algunos que, a pesar de ser beneficiosos, tienen una gran cantidad de calorías y hay que evitar tomarlos en exceso. El aguacate, las pasas, los frutos secos o el aceite son un ejemplo de esos alimentos que debes tomar en pocas cantidades..

3- Comer pocas veces al día y mucha cantidad
Para bajar de peso hay que ingerir menos calorías de las que quemamos durante el día. Sin embargo, muchas veces cometemos el error de comer pocas veces al día, pero ingiriendo cada vez grandes cantidades de alimento, lo que ralentiza el metabolismo y descontrola los niveles de glucosa en sangre. Para que esto no suceda, es importante hacer más comidas al día, aunque reduciendo la cantidad de cada plato. Esto hará que tu cuerpo procese menos comida a la vez, por lo que tu sistema digestivo no se verá afectado.
Para eliminar grasa sin pasar hambre los expertos nutricionistas de Drink6 proponen comer hasta seis veces al día.

4- Picotear demasiado entre horas
Otro de los efectos secundarios que puede provocar una dieta restrictiva, es que nos entre hambre entre horas y caigamos en la tentación de hacer constantes visitas a la nevera sin control y fuera de tu plan de dieta. Sí, es importante comer varias veces al día y en pocas cantidades para evitar esos ataques de hambre; pero si notas que aún necesitas comer más, intenta sustituir esos picoteos impulsivos por suplementos alimenticios saciantes y bajos en calorías.