La primavera está a la vuelta de la esquina, y con ella ha llegado el momento de lucir brazos. ¿No están en plena forma? No te preocupes, está claro que son una de las zonas más problemáticas del cuerpo, ya que tienden a perder su firmeza con el paso del tiempo. Estos cambios se dan sobre todo a partir de los 40 años, cuando disminuye la masa muscular y aumenta el tejido graso por los cambios del metabolismo, a lo que hay que sumarle la pérdida de elasticidad de la piel, que se manifiesta en primer lugar junto a la axila y evoluciona a toda la zona (lo que recibe el nombre de alas de murciélago). Para volver a recuperar su firmeza no hace falta que te machaques en el gimnasio, te proponemos cuatro ejercicios que conseguirán que presumas de brazos en pocas semanas. ¡Empieza ya!

4 ejercicios clave para decir adiós a las alas de murciélago

1 -BRAZOS EN CRUZ
Coge una mancuerna de 2 kg con cada mano, inclina el tronco hacia delante y junta las manos con las palmas hacia dentro. Con los brazos extendidos levanta las manos por los costados hasta la altura de los hombros. Mantente así 20 segundos y regresa a la posición inicial. Repite 6 veces.

2
SEMANA

 

2 -PESAS AL PECHO
De pie, con los pies algo separados y las rodillas ligeramente flexionadas, agarra una mancuerna con cada mano y flexiona los codos levantando el peso. Aguanta unos 10 segundos y después baja lentamente. Realiza 3 o 4 series de 12 repeticiones.

1
SEMANA

 

3 -ELEVACIÓN FRONTAL
Con los brazos extendidos en vertical agarra una mancuerna con cada mano. Haz una sentadilla y, desde esta posición, con los brazos hacia abajo, ve haciendo elevaciones lentamente alternando cada lado. Realiza 3 o 4 series de 10 repeticiones.

3
SEMANA

 

4 -ZANCADAS
De pie, con los pies ligeramente separados y el tronco erguido, adelanta un pie y baja hasta que el muslo forme un ángulo de 90º con respecto a la rodilla. En esa posición coge una mancuerna con cada brazo, ténsalos y aguanta 15 segundos. Repite 3 veces con cada pierna.

4
SEMANA

Y además recuerda…

Es clave que aumentes las proteínas en tu dieta. Son indispensables para fortalecer los músculos del cuerpo y dar firmeza a la piel. ¿Las mejores? La carne blanca (pollo y pavo), el pescado blanco, la clara de huevo, el queso de cabra, las almendras y la soja.. Incluye una ración de proteínas en cada comida y evita aquellas que provienen de alimentos menos saludables, como las carnes rojas, el embutido o los lácteos enteros y ricos en grasa.

¡Por último! Empieza ya con cremas reafirmantes específicas, aunque no hacen milagros, con constancia te ayudarán a lograr el objetivo.