Una tormenta llegará en la noche de este jueves a Honduras, amenazando el estreno de Supervivientes y a los 17 concursantes que se han atrevido a sumarse al reto. El temporal se alargará durante el fin de semana. Lo van a pasar muy mal


Siempre se ha considerado a ‘Supervivientes’ el reality más extremo de la televisión y es que las condiciones en las que deben convivir los famosos son pésimas. No solo el hambre es algo que preocupa a los 17 concursantes que se han animado este año a ir a ‘Supervivientes 2020’, sino que el clima juega un factor casi tan importante como preocupante. Y si esto sucede año tras año, en esta edición la situación se complica todavía más, porque las condiciones a las que se exponen los famosos se recrudecen simplemente por haber adelantado el concurso dos meses.

La cancelación de ‘Gran Hermano Dúo’, para tratar de darle un respiro al formato grabado en Guadalix, ha provocado que ‘Supervivientes’ se adelante en el calendario. Podría no ser relevante, sino fuese por el hecho de que empezar antes supone también conectar las cámaras en plena temporada de tormentas, vientos huracanados y mareas que complicarán la labor de pesca de los supervivientes.

Los concursantes de ‘Supervivientes’ ya están en Honduras esperando a lanzarse desde el helicóptero. Eso sí, desde la comodidad de un hotel, comiendo sin restricciones y disfrutando la experiencia como si de unas vacaciones con amigos se tratase. Ahora bien, lo bueno termina pronto y Lara Álvarez, ya desde la isla, ha anunciado que este mismo jueves por la noche hay una tormenta que amenaza la estancia de los concursantes en el enclave elegido. Las condiciones climatológicas se lo pondrán aún más difícil este año.

Y si el mal tiempo, el hambre, los insectos y las duras pruebas no fuesen suficiente para replantearse ir a ‘Supervivientes’, encima deben convivir (o intentarlo). De hecho, este mismo jueves deberán nominar y 3 concursantes abandonarán la experiencia, aunque, teniendo en cuenta años anteriores, seguramente serán desplazados a otra isla para comenzar la andadura exiliados y sabiendo que no son del agrado de sus compañeros.