La presentadora de ‘El programa de Ana Rosa’ ha recibido ya a su compañera Patricia Pardo, con la que no coincidía desde que se decretó el Estado de Alarma en nuestro país.


Patricia Pardo no puede estar más feliz. La colaboradora de televisión está de vuelta en el plató de ‘El programa de Ana Rosa’ después de varias semanas de cuarentena en casa. Pero que no cunda el pánico. Ana Rosa Quintana no ha vuelto a caer enferma. Patricia ha vuelto para quedarse, aunque su vuelta llega con algunas restricciones.

Hay que recordar que Patricia Pardo tuvo que irse a casa tras decretarse el Estado de Alarma, con el fin de estar protegida frente a los contagios. En caso de que Ana Rosa Quintana tuviera algún problema de salud, ella sería quien la sustituiría. Pero ahora que el número de fallecidos y de contagios ha bajado en España, la dirección del programa ha decidido que vuelva al plató. Eso sí, como hemos anunciado antes, con restricciones.

Este lunes ha sido el día elegido para retomar un poco la normalidad. «Vamos a darle la bienvenida a Patricia Pardo…», comenzaba diciéndole Ana Rosa Quintana nada más empezar el programa. Ha querido recalcar que la veía rara sin la vista que daba de su casa en sus videollamadas. «Está en libertad vigilada», comentaba un compañero de la mesa de debate político.

«No te imaginas hasta qué punto», le contestaba Patricia Pardo. Ana Rosa Quintana ha querido desvelar con qué condiciones ha vuelto Patricia al plató de ‘El programa de Ana Rosa’: «La prohibición mayor es que ella y yo nos acerquemos, por si alguna de las dos se contagia», dice rotunda.

Se han visto en la obligación de tener que mantener la distancia de seguridad de dos metros entre ellas. Tampoco pueden estar cerca cuando están en publicidad o cuando se encuentran en los pasillos de la redacción de su programa. La idea es que Patricia Pardo vuelve, pero no puede contagiarse para evitar que ella y Ana Rosa se contagien a la vez.

Una vuelta de verdad

Ana Rosa Quintana se convertía hace unos días en la protagonista de la actualidad después de que tuviera que abandonar por sorpresa el plató de su programa. Y es que empezaba el día mostrando una gran afonía al hablar, que a medida que pasaba el día iba empeorando. Eso le llevó a tener que abandonar el plató para irse a casa y recuperarse. Era Ana Terradillos la que la sustituía en lo que quedaba de emisión.

Pues bien, Ana Rosa Quintana continuó con malestar, por lo que su compañera Patricia Pardo tuvo que abandonar su confinamiento para sustituirla. Aunque llevaba en casa desde que empezara la cuarentena -desde donde hacía las conexiones con su programa-, Patricia tenía que volver a las inmediacionesde Mediaset para cumplir con este reto. Ahora parece que vuelve para quedarse.

«Les extrañará a ustedes que yo esté aquí después de 44 días. Como saben, yo estaba en mi casa por si en algún momento a Ana Rosa le pasaba algo. Esto ha ocurrido, pero quiero aclararles que está perfectamente. Ayer ya explicó en sus redes sociales que tiene faringitis, pero ella es muy fuerte y mañana o el lunes volverá. Voy a serles sincera, estoy muy contenta de estar aquí pero me hubiese encantado que las circunstancias fuesen diferentes y Ana estuviese en su sitio y yo a su lado. Ana, estoy deseando de estar contigo aquí. Ten un poco de piedad porque vengo desentrenada», decía Patricia Pardo nada más comenzar con le emisión de ‘El programa de AR’.

Ana Rosa Quintana pasó unos días complicados

Ana Rosa Quintana tuvo que pasar unos días en casa, pero no dudó en ponerse en contacto con sus compañeros para contar cómo se encontraba. Lo hizo a través de una videollamada desde casa. «La verdad es que ya estoy muy bien. Todavía tengo voz de castañera, pero por eso hoy he dicho tengo que descansar el fin de semana», comenzaba diciendo. «Ha sido una afonía como tantas otras he pasado. Lo que pasan que me han recomendado que no fuerce para que no hagamos el show como el otro día a mitad del programa», añadía posteriormente tranquilizando así tanto a sus compañeros de ‘El programa de AR’ como a sus seguidores.

Su perrito Harry, que estaba merodeando por el salón, se convirtió en el protagonista de la actualidad. En mitad de la conexión, su mascota aclamaba la atención de su dueña, que estaba muy pendiente de su conversación con Patricia Pardo y no le hacía caso al peludo, que tan solo quería los mimos de Ana Rosa Quintana. Dándole con sus patitas, finalmente ha logrado que la presentadora lo cogiera en brazos y lo presentara en directo a toda España.