Susana no ha podido despejar sus dudas respecto al sevillano y ha preferido abandonar el 'reality' sola.


El encuentro entre Susana Molina y Gonzalo Montoya en la final de ‘La isla de las tentaciones’ ha tenido un sabor amargo. Después de su paso por el ‘reality’, la joven ha mostrado sus dudas de sus sentimientos hacia su novio. Y ha decidido abandonar el concurso sola, pero «con una conversación pendiente con él».

Susana pone punto y final a su relación con Gonzalo

«No sé si es que hay algo que en mí se ha muerto. Que lo quiero lo tengo súper claro. No lo sé si estoy enamorada», confesaba la concursante, entre lágrimas. «Sé que lo quiero muchísimo y no quiero confundirme».

El sevillano no comprendía lo que le pasaba a su pareja. «Sé que tengo que cambiar. No me lo estoy creyendo. Alucino, tío. ¿En serio, Susana? ¿De verdad?».

«Vine aquí convencido de mi amor y no me imagino un día de mi vida con ella. Claro que quiero seguir con ella. Maldita sea la hora. No me hagas esto, por favor dame una oportunidad», le pedía, entre sollozos. «¿Seis años tirados a la basura? ¿En serio? Piénsalo bien. No me merezco esto».

Susana, también rota en llanto, abandonaba la hoguera final sola. Gonzalo no podría creer lo que estaba sucediendo. «Mi relación no ha terminado. Ha terminado esto», le explicaba a Mónica Naranjo.