«Me ha dolido que se haga sufrir a mi pareja. Yo estoy acostumbrado a este negocio, pero el que es nuevo en esto lo vive de forma muy distinta», aseveraba.


Después de varias intervenciones quirúrgicas y unas vacaciones de ensueño junto a Marta López, Kiko Matamoros ha reaparecido en televisión. El colaborador se ha sentado en ‘Sábado deluxe’ para ajustar cuentas y aclarar todas las polémicas en las que se ha visto envuelto junto a su chica y su hija, Anita Matamoros.

Sereno y visiblemente más delgado, Kiko Matamoros ha asegurado que está bien, aunque deseando volver a la normalidad y «comer más, hacer un poco de deporte y recuperar mi peso». El colaborador se sentaba tranquilo y con la esperanza de que no hubiera más complicaciones en su salud. Además, visitaba el programa convencido en acabar con todos los comentarios que se han vertido en las últimas semanas. «Me ha dolido que se haga sufrir a mi pareja. Yo estoy acostumbrado a este negocio, disputas, guerras, pero el que es nuevo en esto lo vive de forma muy distinta e incluso traumática», aseveraba.

De la misma forma, el colaborador hacía hincapié en que fue su exmujer, Makoke, quien hace público en «Las escaleras de ‘Viva la vida'» que no mantiene relación con la hija que tienen en común. Esto provocó que al de ‘Sálvame’ no le quedara más remedio que confirmarlo a la semana siguiente en el espacio presentado por Emma García. Además, insistía en que varios compañeros del programa sabían de esta mala sintonía entre padre e hija y les había pedido que no comentaran nada para proteger a la joven. Además, volvía a incidir en que la culpable de sus problemas con Anita Matamoros es la exazafata del ‘Telecupón’.

Marta López quiere que Kiko sea feliz

Durante toda su entrevista, Kiko Matamoros ha asegurado que a día de hoy no entiende el problema que tiene su hija con Marta López. Es más, el colaborador ha afirmado que la modelo e influencer se puso en contacto con Laura Matamoros para que esta mediara entre ambas. «Le escribe para decirle que está a disposición para hablar con Ana, tomarse un café, porque lo único que quiere es verme feliz«, explica.

Además, el colaborador de televisión ha reiterado que su pareja nunca ha hecho un mal comentario o ha tenido malas palabras hacia su hija y tacha de ser «absolutamente absurda» la explicación que le han dado acerca del motivo de la mala relación entre ambas. «Existe como una especie de obsesión de Marta por ir a los sitios a los que va ella o las fotos que ella sube a redes sociales. Mi pareja no está obsesionada por seguir los pasos de mi hija», asevera.