«He estado con ella en los dos embarazos, en el parto… es algo estupendo», ha asegurado el diestro en su conversación con Chenoa.


‘Dos parejas y un destino’ ha llegado a su entrega final en La 1 con las confesiones más profundas de sus cuatro protagonistas, entre los que se encuentran Chenoa y Jesulín de Ubrique. En concreto, el diestro se ha abierto en canal con la cantante y ha echado la vista atrás para recordar algunos de los momentos que vivió con su padre, Humberto Janeiro. Asimismo, el futuro concursante de ‘El desafío’ ha explicado cómo vivió su madre, Carmen Bazán, el fallecimiento de su exmarido. De la misma manera, ha hablado sin tapujos de su vida sentimental junto a María José Campanario.

TVE

Jesulín de Ubrique ha recordado lo exigente que fue su padre con él a lo largo de su vida. «En muchas ocasiones mi padre me cogía y me sentaba. Si había una cosa que me gustara y no funcionaba me quitaba lo que a mi me gustaba», cuenta. El diestro reconoce que ha tenido un profundo respeto y admiración por sus progenitores, aunque reconoce que quizá en algunas ocasiones han podido cometer errores.

«Cuando empecé a torear, mi padre era la persona que manejó mi economía. A lo mejor haría cosas bien o mal pero es mi padre y punto. Yo con él siempre he estado bien. Se separó de mi madre y decidió tomar su camino, en esas cosas nunca nos hemos metido porque son cosas muy personales pero yo hubiese querido que siguiera con mi madre y no fue así, hay ciertas cosas en las que no puedes meterte«, asevera.

De la misma forma, Jesulín de Ubrique ha explicado que su madre pasó una mala época durante la situación de emergencia sanitaria, aunque dejó claro que tanto él como el resto de sus hermanos han intentado estar las 24 horas con ella al pie del cañón. Sobre cómo vivió la muerte de su exmarido, el diestro insiste en que lo llevó como todos: «No esperábamos que pasara lo que pasó. Hace seis meses ya pero bueno… la vida es así. De lo mejor que me pudo decir mi padre, no sé si estarás de acuerdo o no: ‘En lo que sea, el mejor'».

Por su parte, Chenoa reconocía que uno de los episodios más duros de su vida fue cuando se marchó de Argentina con 8 años para instalarse en Mallorca. «Eres niña pero no eres tonta, tienes que empezar de cero. Cuando entré en el colegio hablaba argentino pero cuando eres pequeño los niños son crueles. Estoy muy orgullosa de mi familia, de mis padres, me enseñaron a abrazar la vida», aseveraba la cantante.

Jesulín de Ubrique de deshace en halagos con María José Campanario

© Gtres.

Al igual que en las entregas anteriores, Jesulín de Ubrique no ha podido evitar hablar de su mujer, María José Campanario, apareciéndole una sonrisa de oreja a oreja a la hora de recordar cómo fue el momento en el que le pidió matrimonio. «Fui muy dulce y muy rápido y sobre la marcha porque además estaba delante de la persona que creo que quería estar al lado mía y que fuera la madre de mis hijos, cuando lo tienes tan claro no me anduve con rodeos. No me acuerdo donde se lo pedí, me parece que estábamos juntos en la habitación», comenta entre risas.

El diestro ha insistido en que disfruta a la hora de estar junto a su mujer por todos los momentos que han compartido a lo largo de los 20 años de relación. «He estado con ella en los dos embarazos, en el parto… es algo estupendo, es una de las cosas que no se te olvidan en la vida, poder ver el nacimiento de tu hijo es la hostia, es lo máximo. Son momentos que no se pueden explicar, empieza la vida de algo que tú has hecho», reflexiona. De la misma forma, en medio de su encuentro con Mónica Naranjo, Jesulín de Ubrique no ha tenido reparos a la hora de hablar de sus intimidades con la odontóloga y ha reconocido que a pesar de que pasen los años sigue siendo igual de fogoso. «Mi mujer me pone como una moto, van pasando las etapas de los años pero yo lo disfruto al máximo nivel, yo me entrego», cuenta.