La tía de Fani, Raquel, ha desvelado que su sobrina le había confesado que no está enamorada de Cristofer.


La exposición mediática de Estefanía Carbajo ha hecho mella en su familia. Sus tías, Maite y Raquel, estén totalmente enfrentadas. Desde que la madrileña se diera a conocer gracias a su participación en la ‘Isla de las tentaciones’, se han dividido y llevan meses sin hablarse después de que se hayan sacado a relucir viejas rencillas. Las tías de Fani se han sentado en ‘Sábado Deluxe’ para someterse al polígrafo después de que Raquel afirmara que tanto ella como su sobrina habían ejercido la prostitución. 

Fani, que ahora está concursando en ‘La casa fuerte’, negó rotundamente estas últimas acusaciones: «No me he prostituido, y si lo hubiese hecho no se me caerían los anillos. He robado para que mi hijo pueda comer y no me escondo de ello, pero no me he prostituido. A ver si me dejan salir mañana mismo para tomar medidas», afirmó muy enfadada. «No me ha hecho falta hacer eso y si lo hubiera hecho no tendría problema en decirlo. Nunca me he prostituido y esa señora sí lo ha hecho».

El polígrafo de Conchita ha determinado que Raquel decía la verdad cuando ha señalado que Fani había ejercido la prostitución en un chalet de Aravaca. Ella misma ha contado que durante una etapa difícil de su vida se vio obligada a hacerlo durante unos meses para sacar adelante a sus hijos: «Me echó una gran bronca», ha contado que fue la reacción de Maite cuando le confesó, años atrás, lo que estaba haciendo.

Según ha revelado Raquel, su sobrina se interesó por ello: «Intenté que no lo hiciera, pero es mayorcita». Entonces tendría unos 26 años. «Me dijo ‘si ganas tanto dinero, quiero probar”. Su tía ha confirmado que su única motivación era económica: «Le gusta mucho vivir bien, le gusta mucho el dinero y le gusta mucho aparentar».

Cuando Jorge Javier Vázquez le contó a Fani en directo lo que había dicho su tía, Fani no tardó en defenderse: «He tenido alguna temporada de que no tenía dinero ni para pagar el alquiler. Cuando reuní el dinero lo pagué. ¡Que a mí me traía comida la Cruz Roja! Y ahora, gracias a Dios, me está yendo bien. Lo que quiero es que mi hijo tenga un futuro. ¿Y me estáis pisoteando? ¡Iros a la mierda! ¡Dejadme en paz! Solo quiero ser feliz Quiero darle todo a mi hijo, que no le falte de nada».

Una familia desestructurada

La infancia de Fani fue muy complicada, su madre no pudo ocuparse de ella ya que era presa de las adicciones. Según han contado sus tías, con seis años se fue con su padre y, más tarde, terminó en casa de su tía Maite con quien estuvo durante dos años y medio. Finalmente, fueron sus abuelos maternos quienes se hicieron cargo de ella.

Desde hace unos meses, la vida desestructurada de Fani ha copado muchas horas de debate en los platós de Mediaset. Maite ha confesado que Fani exagera cuando dice que su madre la abandonó en una cuneta cuando era tan solo una niña. Raquel corroboraba que le gusta mucho hacerse la víctima e ir «de pobrecita». El polígrafo también ha confirmado que esta última tiene celos de su hermana porque es quien la defiende en los realities.

Raquel ha desvelado que su sobrina le había confesado que no está enamorada de Cristofer, pero que en los últimos meses como consecuencia del reality había espabilado mucho y que él había sido clave en la educación de su hijo durante los últimos años ayudando a Fani en su cuidado.

A pesar de su tenso enfrentamiento, tanto Raquel como Maite han reconocido que se quieren mucho. Esta última, ha señalado que durante su juventud recibió importantes regalos cuando mantuvo un affaire con un empresario casado. En una ocasión, le regaló un coche. «Cuando trabajaba de vedette mis novietes me hacían mucho regalos».