«Estamos hablando de un asesinato de violencia vicaria extrema», ha condenado la presentadora, emocionada.


La aparición del cadáver de Olivia, la mayor de las niñas desaparecidas en Tenerife, ha consternado a todo el país. El cuerpo de la pequeña, desaparecida desde hace 45 días, al igual que su hermana Anna, fue encontrado por el robot submarino del barco oceanográfico Ángeles Alvariño. Se encontraba en el interior de una bolsa de deportes lastrada por el peso del ancla de la barca de su padre, Tomás Gimeno. El hallazgo confirma la peor de las sospechas: acabó con la vida de sus niñas, de uno y seis años, con el fin de herir para siempre a su ex pareja, Beatriz.

«Es violencia vicaria»

Ante esta terrible noticia, Carlota Corredera ha querido manifestar públicamente su rechazo. «Es violencia vicaria», denuncia en sus redes sociales. «Nos están matando, protejamos a las mujeres y a sus hij@s, es asunto de tod@s, hay que parar el terrorismo machista 🙏🏻💔 «, señala. En su publicación comparte una ilustración con la que rinde un homenaje a las pequeñas Anna y Olivia, cuyo nombre está en boca de todos los españoles, aún en shock ante este macabro y trágico suceso.

Horas después de publicar su post, la presentadora no ha podido evitar emocionarse al abordar este tema en la mesa de debate de ‘Sálvame’. «Tengo una niña de 6 años y si me pongo en la piel de Beatriz… es no podría ni venir a trabajar», decía. Asimismo, valoraba la entereza de la madre de las niñas, aunque cree que su actitud «es una estrategia de supervivencia» y que «en privado no imaginamos lo que estará pasando».

Telecinco

«No sabemos en qué momento se pudo abrir el petate de ese bebé. Porque tenía un añito y es un bebé. Estamos hablando de un asesinato de violencia vicaria extrema. Y el pico máximo de crueldad es su intención de que no se encontraran los cuerpos», añadía. «Imagínate qué le hubiera deparado a Beatriz sin conocer el paradero de sus hijas».

«Tomás Gimeno se ha cobrado tres víctimas»

Para la de Vigo, es preciso erradicar la violencia y ayudar a las mujeres que estén atravesando por una situación similar: «Es evidente que ni Beatriz ni nadie de su entorno pensaron que esto podría suceder. Hay muchísimas madres que no dejan que los padres dejen de ver a los hijos porque tienen miedo a lo que ha sucedido. ¿Por qué hay muchas que no denuncian? Porque creen que en una visita como esta puede suceder algo así», recordaba.

Indignada, manifestaba: «No soy creyente, pero la aparición de la niña me parece un milagro. Por lo menos así la madre puede hacer un duelo». Y se lamentaba: «Tomás Gimeno ha conseguido algo, que es acabar con la vida de Beatriz. Al final aquí se ha cobrado tres víctimas».