«Yo sé cómo a mí me ha tratado y con eso que voy a quedar», ha afirmado la mujer de Kiko Rivera que no ha dudado en salir en defensa de la artista.


Isabel Pantoja está siendo la más perjudicada en la guerra abierta que mantiene con su hijo, Kiko Rivera, por la polémica herencia de Paquirri. Muchos son los que se están pronunciando al respecto, una de las últimas ha sido Irene Rosales. La colaboradora no ha dudado en salir en defensa de su suegra ante algunas voces totalmente demoledoras hacia ella.

Telecinco

Después de escuchar duras críticas en el programa ‘Viva la vida’, algunas que provienen de la familia Rivera, Irene ha reconocido que no le gusta ser testigo de cómo muchos aprovechan para cargar contra ella. «A mí también me duele que todo lo que se hable de mi suegra, la abuela de mis niñas, sea negativo. Yo sé cómo a mí me ha tratado y con eso que voy a quedar». Nuevamente, Irene ha tirado por el camino de la diplomacia y, a pesar de que su marido ha sido totalmente arrollador con la artista, ella opta por ser fiel a lo que ha vivido. Tal y como ha señalado en más de una ocasión, siempre se ha sentido bien tratada en Cantora al igual que querida.

Instagram

Sobre las últimas declaraciones de Teresa Rivera ha negado haber sido testigo de enfrentamientos entre familias, tampoco que la artista se dirigiese a ella con comentarios negativos hacia la familia del difunto torero. «Mi suegra nunca me ha hablado mal de la familia de Paco».

Los problemas de Kiko

Además, la sevillana también ha revelado cómo afronta su marido el futuro. No tiene pensado volver a la televisión y desea que este asunto se resuelva por otros cauces: «Ahora mismo Kiko no tiene ganas de sentarse de nuevo en un plató. Quiere informarse de todo por sus abogados». Su mujer constataba que el DJ no está arrepentido de la demoledora y última entrevista que dio en televisión con motivo del programa ‘Cantora, la herencia envenenada’ y que generó un sinfín de reacciones: «Kiko tiene muchas preguntas y le va a explotar la cabeza», indicaba.

Gtres

Sabe que el futuro no se presenta fácil y lo constataba con las siguientes palabras: «Kiko tiene muchos problemas y yo no sé de qué manera poderle ayudar». Está inmerso en un conflicto familiar que tardará en resolverse. «Él es muy consciente y sabe que esto no es una simple discusión, va mucho más allá. Una llamada no lo soluciona todo».

Irene también se ha manifestado sobre la visita que ha realizado Kiko a su tío Riverita recientemente junto a sus hermanos, Francisco y Cayetano Rivera. «Me dijo que estuvieron riéndose mucho tiempo». Sin duda, un encuentro especial para el marido de Irene en el que descubrió que la casa de Riverita es un «auténtico museo» en el que se rinde tributo a Paquirri.