La dirección de ‘Sálvame’ ha sorprendido al colaborador por su 44 cumpleaños, pero el regalito que le tenían preparado no le ha hecho ninguna gracia.


Este miércoles, Kiko Hernández ha celebrado su 44 cumpleaños. Un día muy señalado que no ha pasado desapercibido para la dirección de ‘Sálvame’, que ha sorprendido al colaborador con una enorme tarta de cumpleaños. Sin embargo, el regalo que David Valldeperas y los compañeros tenían preparado no ha gustado demasiado al madrileño.

Ni la tarta ni los globos que conmemoraban su «50 cumpleaños» le han hecho gracia alguna. «Yo cumplo 44 años, no 50», recordaba, enfadado. «El que ha hecho este video que mire mi DNI. No me quito años, pero tampoco me pongo», sentenciaba, con el rostro serio. «Me juego lo que gano aquí todo el mes a que cumplo 44 años».

Patiño, a tartazos en el plató

María Patiño quiso arrancar una sonrisa a su compañero y le manchó la cara con un poco de tarta. Si gesto desató el cabreo de Kiko, que acabó atizando trozos de dulce a sus compañeros, en especial, a la gallega, cuyo cabello embadurnó de tarta hasta terminar pareciendo Cameron Diaz en la película «Algo pasa con Mary».

Su cara de póquer fue a más cuando abrió el presente que tenían para él: un enorme bidón con gel hidroalcohólico en su interior. «No dais ni una. Si vais a hacer un regalo, hacer un regalo bien. No lo habéis llenado ni hasta arriba», lamentaba.

«¿Cómo se siente uno al cumplir cumpleaños manchado de tarta?», le preguntaba Carlota Corredera. «Se siente sucio», respondía éste. «¿No te ha dulcificado nada? ¿Por qué no te gusta celebrar tu cumpleaños?», insistía la de Vigo. «Me parece un poco absurdo todo. Primero el ‘cumpleaños feliz, luego las mañanitas y luego gente que no te escribe durante todo un año te escribe porque Carlota Corredera lo ha dicho en ‘Sálvame», explicaba Kiko con cara de pocos amigos. Si algo detesta de este tipo de fechas es que la gente le escriba por compromiso…

Minutos después se mostró algo menos tenso al recordar la cantidad de mensajes de felicitación que ha recibido a lo largo del día. «Tengo como 220 WhatsApps y muchos no los he mirado… El mensaje que me emociona es el mensaje que me llega a las  ocho o las nueve de la mañana porque alguien se acuerda de ti y tiene señalado el día». El colaborador ha admitido que «me ha felicitado mucha gente». Entre ellas, Corredera, a quien respondió a su mensaje de WhatsApp con un: «Qué viejo y qué dolor de huesos. Gracias por acordarte».

Este año, con la crisis sanitaria del coronavirus, Kiko ha pedido que todo esto acabe. El deseo que ha pedido por su cumpleaños es que la pandemia sea cosa del pasado cuanto antes. «Hoy es un día especial, pero en otras circunstancias… Ahora no puedes celebrar nada, es una mierda. Cuando antes pase mejor», confesaba.