La colaboradora se ha emocionado: «Llevo desde el 10 de marzo sin ir a trabajar. Nunca pensaba que iba a echar de menos ‘Sálvame'».


Hace más de dos meses que Belén Esteban se confinó en su casa de Paracuellos del Jarama y desde entonces no ha vuelto a pisar los platós de Mediaset. La colaboradora continúa entrando en directo en ‘Sálvame’ donde ameniza las tardes con sus recetas más suculentas. El tiempo de cuarentena está haciendo mella en el ánimo de muchos, también en el de Belén que no ha podido más que romper en lágrimas ante unas palabras que le ha dedicado Jorge Javier Vázquez

El presentador bromeaba con su compañera dispuesta a hacer una de sus mejores platos: albóndigas de pollo. La colaboradora realizaba un nuevo directo, con la habitual ayuda de su hija Andrea como cámara, y se ponía con las manos en la masa. Un plato que ella misma ha bautizado y defendido como sus propias ‘almóndigas’: «Estas son mías y las albóndigas son de la gente».  

«Pronto nos veremos»

Jorge Javier no ha podido más que rendirse a este plato estrella que ha hecho sin huevo y sin harina, pero con una deliciosa salsa a base de cebolla, vino blanco y caldo. «Creo que es honesto decírtelo. Las albóndigas tienen muy buena pinta. Es indiscutible. Dan unas ganas de mojar el pan y llevártelo a la boca. Hoy podemos decir que Belén ha triunfado del todo». 

El presentador y todos los colaboradores del programa han elogiado su trabajo en los fogones con un caluroso aplauso mientras Belén lloraba en directo. «Como me metes tanta caña, a veces, me enfado. Sé cómo eres», indicaba emocionada. Tanto Jorge Javier como Mila Ximénez le preguntaban cuándo iba a regresar a plató: «Tenemos muchas ganas de verte aquí». A lo que Belén respondía: «No lo sé. Ya tengo ganas, de verdad te lo digo. Llevo desde el 10 de marzo sin ir a trabajar. Nunca pensaba que iba a echar de menos ‘Sálvame‘, pero tengo que decir que echo de menos tanto mi programa como mis compañeros, de plató, redacción, maquillaje… Esas tardes en ‘La Muralla’. Hay que hacer lo que hay que hacer. Pronto nos veremos y discutiremos».

La presentadora que está confinada con su hija, Andrea, también ha tenido tiempo de entonar un chotis con motivo del día de San Isidro. Desde que la situación se complicó, Belén está separada de su marido, Miguel Marcos, como medida preventiva ya que él es técnico de ambulancia y ella forma parte de un grupo de riesgo. A tenor por las lágrimas de la colaboradora, los días pesan en su ánimo y desea recuperar cuanto antes la ansiada normalidad.