Arturo Valls se siente tan cómodo en 'El Hormiguero' que ha acudido al programa en pijama, pero esta gracia no le ha librado de recibir una bronca por parte de Pablo Motos, que estaba enfadado por un mal gesto que tuvo hace unos días hacia el programa


Arturo Valls ha hecho historia y, como viene siendo habitual, también mucho humor en su paso por ‘El Hormiguero’. El presentador y cómico ha regresado una vez más al programa de Pablo Motos para ser entrevistado por el lanzamiento de su nuevo programa. Eso sí, antes de eso llegó la sorpresa, dado que nada más escuchar su nombre en boca del presentador, Arturo Valls ha entrado al plató en pijama.

“¿Qué haces así vestido?”, se reía Pablo Motos al ver cómo accedía al plató su invitado. Arturo Valls explicó cuando cesaron las risas y los aplausos que, como ha ido tantas veces al programa en calidad de invitado, ya “me siento como en mi propia casa” y por eso un pijama era lo más cómodo que ha encontrado para ser entrevistado una vez más por su compañero de cadena.

Eso sí, Pablo Motos estaba algo molesto con Arturo Valls por un feo que ha tenido hacia ‘El Hormiguero’ en un programa de la competencia. El cómico acudió a ‘La Resistencia’ de David Broncano para seguir con su ruta de promoción. Eso sí, lo hacía con un regalo en las manos: una taza. Broncano las colecciona y son muchos los invitados que quieren obsequiarle con una para que la coloquen sobre su afamada mesa. No obstante, supuestamente por un desliz, Arturo Valls la dejó caer al suelo, rompiéndola en mil pedazos. Eso sí, el detalle que ha molestado a Pablo Motos es que esa taza se la regaló él a Arturo Valls y era la edición platino de las tazas de ‘El Hormiguero’.

View this post on Instagram

#ArturoVallsEH #laresistencia

A post shared by El Hormiguero (@elhormiguero) on

El reproche no ha arruinado el buen humor que ha protagonizado la entrevista y es que entre ellos hay un feeling especial, quizá por las innumerables ocasiones que han tenido ocasión de charlar en ‘El Hormiguero’. Tantas, que Arturo Valls se siente tan cómodo que no duda en acudir hasta en pijama.