«Con 25 años tener que escuchar de boca de su madre lo que ha podido ocurrir, que no lo pongo en duda, tiene que ser muy triste», ha afirmado.


Ana María Aldón está sufriendo, y mucho, presenciando el sobrecogedor testimonio de Rocío Carrasco. Una docu-serie que ha colocado a la familia en el foco de la noticia: «Puedo entender a Rocío Carrasco, pero no dejo de entender a sus hijos. No tengo nada en contra de ella ni de Rocío Flores«, ha afirmado con rotundidad. Sobre esta última ha salido en su defensa: «Me da mucha pena. Una pena tremenda».

Telecinco

«Mira que hay gente que intenta meter mierda, pero no lo consiguen. Miro esa cara y lo mal que lo tiene que estar pasando… Toda la familia está con los niños. No sé cómo está llevando la presión mediática, me imagino que muy mal. La adolescencia es muy dura y la gente cambia». Ha recordado en ‘Viva la vida’ que en ocasiones «se comenten errores» en clara alusión a la agresión que contó su progenitora durante su entrevista en televisión.

Eso sí, Ana María Aldón se ponía en su piel: «Con 25 años tener que escuchar de boca de su madre lo que ha podido ocurrir, que no lo pongo en duda, tiene que ser muy triste». Abogaba por un acercamiento cuando sea posible: «Mi deseo es que entre madre e hijos se arreglaran las cosas y tuvieran un acercamiento. Lo que no voy a hacer es tirar piedras en el tejado de nadie. Ni de una parte ni de la otra».

© Redes sociales.

Asimismo, se ha manifestado sobre el momento que atraviesa Rocío Carrasco quien dijo que no estaba preparada para contactar con su hija. «La entiendo porque es una persona que está medicada. Entiendo que no se encuentre preparada, pero también entiendo a la otra parte que no está preparada para oír todo lo que está oyendo. Mi humilde opinión es que hay que enterrar el hacha de guerra. El tiempo que se está perdiendo ya no va a volver».

«Me gustaría que se arreglara»

La familia está entendiendo la postura que ha adoptado la colaboradora: «Ellos entienden que yo lo único que deseo es el bienestar de todos. Ya hay bastante daño. Es una guerra muy grande de muchos años y con muchas batallas. Me gustaría que se arreglara todo». Ha recordado que existen dos problemas diferenciados en este conflicto: «Una parte es lo que Rocío haya podido sufrir y vivir y otra parte es la no relación con sus hijos».

© Europa Press.

La diseñadora abogaba por el entendimiento: «No voy a entrar en tirar piedras a ninguna de las partes. Lo que deseo, de todo corazón, es que la relación con los hijos avanzase. Si no es ahora el momento cuando sea posible». También se ha manifestado sobre Antonio David Flores: «Ya pasó por el tema judicial en cuanto a esto. Yo no le voy a juzgar, desde luego. Me imagino que está muy mal».