Ana María Aldón se ha quejado de que fue injustamente juzgada por la audiencia por culpa de un vídeo que no se mostró completo en ‘Supervivientes’, motivo por el cual quizá no ganó el concurso. Ahora, lo saca a la luz


Ana María Aldón no solo ha dejado en la isla de Honduras donde se graba ‘Supervivientes’ los kilos que perdió durante la aventura. También dejó allí varados sus complejos, el miedo a ser juzgada y, por si fuera todo eso poco, varios años. La mujer de José Ortega Cano está rejuvenecida y parece que en vez de haber sumado años se los ha quitado de manera milagrosa. Incluso hace cosas que antes no hacía y que podrían ser consideradas más propias de milenials que de su propia generación, pero a nadie le importa, porque disfrutamos viendo sus posados sensuales en Instagram y, como ahora, también con sus reveladores directos ante su horda de fans –que ya suman los 100.000 seguidores-, que están ansiosos de conocer cada vez más detalles sobre ella y su paso por el concurso, ahora que ha pasado el suficiente tiempo prudencial como para haberlo reflexionado.

Ahora que está tranquila y que ha recuperado su vida junto a José Ortega Cano y sus hijos, Ana María Aldón puede echar la vista atrás para enorgullecerse de lo bien que lo hizo en ‘Supervivientes’, entre otras cuestiones. No logró cumplir su deseo de convertirse en la flamante ganadora del reality más extremo de la televisión, pero una segunda posición por detrás del Guardia Civil Jorge Pérez no está nada mal. Sin embargo, hay un punto en el que no está tan feliz y es que considera que ha sido injustamente juzgada por la audiencia al plantearse un hecho que, según ella, no sucedió tal y como se mostró en las galas de ‘Supervivientes’ y que podría haber hecho que la balanza se decantase por su compañero como ganador de ‘Supervivientes 2020’.

Ana María Aldón tiene una espinita clavada y es que considera que no se jugó limpio cuando se le acusó de ser egoísta en la última prueba de recompensa de ‘Supervivientes’ desde Honduras, cuando ganó una hamburguesa de ingentes dimensiones. Un tema que aún le pesa en el alma y que ha querido plantear ante sus seguidores en un directo en el que respondía a las preguntas y curiosidades de sus fans, mientras hacía bacalao para cenar. A la mujer de José Ortega Cano le dolió que el público se llevase una concepción de ella equivocada, al ser señalada como egoísta por supuestamente no querer compartir la preciada hamburguesa con sus compañeros y optar por comérsela ella sola. Al menos eso fue lo que se emitió, porque según ella, desde la organización de ‘Supervivientes’ se decidió omitir el decisivo momento en el que compartía su bien más preciado en la isla con Rocío Flores, pero también con sus otros dos compañeros, Albert Barranco y Jorge Pérez.

“La hamburguesa la compartí con Rocío Flores, pero luego no podía terminar de comérmela sin darle a Barranco y a Jorge. Les di pan y patatas. Pero eso no salió en el programa, eso no lo sacaron y no se vio. No sé por qué…. Para los que me han llamado egoísta…”, decía Ana María Aldón con contundencia y visiblemente molesta por este detalle que marcó el final de su concurso y que bien pudiese haber afectado al resultado final. Algo que le pesa dentro y que no pudo callarse ante sus seguidores, a sabiendas de que agua pasada no mueve molinos y que poco o nada se puede hacer ya por enmendar este desliz. Eso sí, al menos por su parte ya ha quedado claro que su voluntad fue la de compartir, aunque quizá en ese instante se quedaron los cámaras sin cinta y no pudieron recogerlo, subrayándose lo supuestamente egoísta que era por comerse la hamburguesa tamaño XXL solo con Rocío Flores.

Aunque Ana María Aldón no haya querido ser quien lo diga claramente, son muchos los seguidores que se quejaron de que esto haya sido así. Denuncian la presunta posibilidad de que hayan censurado este detalle con el único objetivo de generar controversia y contenido extra en el programa, lo que seguramente habría perjudicado a la mujer de José Ortega Cano en su carrera por hacerse con el título de ‘Supervivientes 2020’, que sería el segundo que cae en la familia. Pero no pudo ser. Eso sí, Ana María no solo no se arrepiente de su paso por la isla, sino que ha sabido aprender las valiosas lecciones que esta experiencia le deparaba.