Si hay un vestido que aporte luz y sofisticación al más sobrio de los estilismos, ese es el vestido con estampado de flores. Su enorme atractivo y personalidad convierten en tendencia esta prenda que nunca pasa de moda. El modelo que lleva Carlota Casiraghi ha causado sensación.

Además de estampas idílicas en las que la hija de Carolina de Mónaco ha descubierto los rincones mas sibaritas de la isla de Ibiza, junto a su marido, Dimitri Rassam, también ha llevado un look ideal que ha acaparado toda nuestra atención. Se trata de un vestido romántico de Zara de la temporada pasada.

Una pieza de largo midi, de manga corta con volantes, escote pronunciado en forma de ‘V’ y salpicado con flores en tonalidades rosadas, que ha completado con un bolso de rafia de Vanesa Bruno y unas gafas de estilo años 60 de Loewe: un look comodín para cualquier jornada playera y totalmente favorecedor.

Su segundo look: Carlota Casiraghi combina con estilo un bañador y una camisa de lino

El binomio camisa + bañador es una apuesta elegante y útil a partes iguales. Para navegar por las aguas turquesas de la isla, Carlota eligió un look ‘preppy’ en el que mezcló un bañador clásico marrón chocolate, con una camisa blanca de lino de manga larga, ligera, fresquita y de tejido transpirable.

Un conjunto perfecto para dar un paseo por la orilla del mar, comer en cualquier restaurante después de una jornada playera o salir a navegar. La camisa como acompañante de la ropa de baño se convierte en una opción muy interesante de estilo si sabes cómo llevarla: fíjate en la sobrina de Alberto de Mónaco.