Sara Carbonero prepara la nueva colección de su marca, SlowLove, y lo hace con un vestido todoterreno que puedes encontrar rebajado.


Septiembre ya ha dado comienzo y con él la conocida como «vuelta al cole». La princesa Leonor ya ha iniciado sus clases, Ana Rosa Quintana ha vuelto a ocupar su asiento en su programa de televisión y Emma García también ha hecho lo propio. Todas las famosas se ha despedido de sus tan ansiadas vacaciones y han retomado su trabajo. La última en hacerlo ha sido Sara Carbonero, que ha vuelto a las oficinas de SlowLove, la tienda multimarca que creó junto a su compañera y amiga Isabel Jiménez; para ponerse manos a la obra con, tal y como ella confiesa, uno de los proyectos que más le ilusionan. «Vienen cosas bonitas», escribía ella misma en su cuenta de Instagram. Una vuelta a la rutina a la que la periodista y diseñadora ha querido enfrentarse con la ropa más cómoda y efectiva. Para ello, ha elegido un vestido todoterreno de su propia marca que, para alegría de todas, está rebajado a muy buen precio.

El vestido elegido por Sara Carbonero

Se trata de un vestido midi sencillo, de corte lencero, finos tirantes y escote drapeado que sienta como un guante a Sara Carbonero. Su forma ajustada con apertura de pierna en un lateral y el tejido elástico en color teja hacen de la prenda un diseño perfecto para despedir el verano y dar la bienvenida al otoño. El vestido recibe el nombre de Bolca y, aunque antes costaba 49 euros, ahora puede ser tuyo por 29,50 euros. La periodista, que siempre suele apostar por el «menos es más; a pesar de la sencillez de la prenda, ha optado por no abarrotar el look de complementos. Solamente ha añadido un cárdigan oversize en color crema, unas clásica Converse blancas y dos largos colgantes dorados sin apenas abalorios. Un conjunto sencillo que no puede ser más eficaz.

SlowLove, el proyecto que ilusiona a Sara Carbonero

El look elegido por la que fuera presentadora de deportes, es uno de esos conjuntos todoterreno que funcionan en cualquier situación. Y es que así suelen ser todas las prendas de su marca SlowLove. Con una filosofía basada en la tranquilidad, el mimo, los detalles y la vuelta a los orígenes, la firma se basa en el movimiento slow, intentado crear productos sostenibles y respetuosos con el medio ambiente que sean duraderos y puedan usarse en multitud de ocasiones. Un objetivo que, sin duda, parece estar consiguiendo. No hay más que ver el estilismo que eligió para volver al trabajo para darse cuenta.