No es un diseño apto para quienes tengan cierta timidez, pero es una gran opción para estos últimos días de playa y piscina, porque ahí es donde nos atrevemos con todo. Porque este vestido tiene el verano grabado en la etiqueta. Y es un diseño que hemos visto a varias famosas este verano, aunque en distintas versiones y distintos puntos de nuestra geografía.

Las famosas y sus looks de playa

Se lo hemos visto estos días a Alba Díaz, que lo ha lucido como nadie en su periplo por el sur de nuestro país. La hija de Vicky Martín Berrocal y Manuel Díaz ‘El Cordobés’ eligió un vestido largo, troquelado en color negro de Pretty Little Things, una firma que le gusta y de la que ya le hemos visto algunas prendas.

Por su parte, Anita Matamoros, en vez de optar por el vestido entero, se decantó por una falda de punto con agujeros para ir en barco desde Ibiza a Formentera. Y no pudo elegir un color más ibicenco y más apropiado que el blanco para la excursión.

Y blanco es también el vestido que mostró Carmen Lomana. La empresaria se puso uno largo, al estilo del de Alba Díaz durante sus días en la playa de Marbella, a donde siempre vuelve en estas fechas para veranear. También en el mismo formato: con el traje de baño debajo disfrutando de las últimas horas de sol.

Un vestido, diferentes versiones

Lo cierto es que ellas no son las únicas que se han decantado por una prenda atrevida pero que, precisamente por eso, encuentra en los días de sol y playa la pasarela perfecta para lucirlo. También ha triunfado entre algunas instagramers que lo han llevado en barcos y yates.

Pero no hace falta irse a las firmas de lujo para encontrar una prenda que quedará relegada al verano en cuanto aparezcan los primeros días de lluvia o de frío. Las marcas low cost tienen sus propias versiones de este vestido que, no obstante, puede ir en modo oversize sobre otras prendas si queremos reciclarlo en otros ambientes.

No obstante, hay dos claros vencedores en cuanto a los diseños: los colores blanco y negro, y luego las versiones largas hasta los pies, o bien, la mini, que no llega a la rodilla. Todas, eso sí, ideadas para ‘looks’ relajados en los que lo único que haya que pensar es a qué hora es la puesta de sol.