Todavía no tiene planes de boda con Santi Burgoa, pero Alba Carrillo ya nos ha mostrado cómo sería el vestido de novia que luciría en su boda civil


El 17 de julio de 2015 Alba Carrillo protagonizó la boda del año con Feliciano López. Fue una celebración por todo lo alto, donde se dieron el «sí, quiero» en el Alcázar de Toledo y el posterior banquete se celebró en el Cigarral del Ángel Custodio. La modelo lució entonces nada menos que tres trajes firmados por Rosa Clará, uno para la ceremonia religiosa y los otros dos para el banquete y la posterior fiesta.

En la iglesia Alba eligió un traje clásico, en brocado de seda natural, escote cuadrado, con mangas y espalda de Chantilly francés, ceñido hasta la cintura de la que partía una falda de volumen moderado con una espectacular cola de dos metros y medio. Llevaba además un velo de tul.
Para la cena se cambió para lucir un vestido con el que quiso hacer un homenaje a la profesión de su flamante marido. Un traje inspirado en las tenistas de los años cuarenta-cincuenta, realizado en tul de seda natural con aplicaciones de vainicas, simulando los plisados en las faldas de la época y bordados tipo joya a tono con el traje, que combinó con una diadema de flores. El tercero fue para el baile, y optó por un modelo de corte sirena con pedrería en tonos marfil e hilo de plata con un espectacular escote en la espalda.

Pero la felicidad de la pareja no duró mucho y en junio de 2016 anunciaban una separación nada amistosa. Unos meses después, cuando la modelo empezó a trabajar en el programa de Telecinco Hable con ellas, decidió donar sus vestidos a la asociación de mujeres maltratadas MUM (Mujeres unidas contra el maltrato). «Uno de ellos será para una de sus miembros que ha rehecho su vida y se va a casar, mientras que los otros dos serán subastados. Yo he sido muy feliz dentro de estos vestidos y espero que ella y las personas que los lleven sean igual de felices», dijo entonces la modelo.

La boda civil de Alba Carrillo

Ahora la colaboradora de televisión está feliz junto al periodista Santi Burgoa, y aunque no tienen todavía planes de boda, Alba sí tiene muy claro cómo sería su vestido para esa posible ceremonia civil. Hace unos días la veíamos en el programa Viva la vida, donde colabora, luciendo un vestido blanco de plumeti que es el ideal para cuando llegue el momento.

«Me parece ideal para una boda civil. Siempre que lo veo en la percha, lo pienso. Cuando me vuelva a casar, será algo así! Me enamora el plumeti del cuerpo y el volante de abajo», aseguraba Alba sobre su modelo. Se trata de un vestido blanco de plumeti de la firma Bimani, el modelo Normandía, que todavía está en rebajado.
Un diseño midi en contraste de tejido, con cuello y solapa, manga corta fruncida en puño acabado con botón forrado y cierre con botones delanteros también forrados.

Alba Carrillo ya nos da la idea de su vestido de novia favorito y nostras no podemos estar más de acuerdo con ella.