La hija influencer de Paz Padilla ha posado en Instagram con una serie de diseños de alta costura que no pueden ser más ideales para estas fiestas.


Queda ya menos de un mes para que dé comienzo la Navidad y somos conscientes de que por motivos obvios este año será más extraño que de costumbre. No obstante, no tenemos dudas de que aún encontraremos motivos por los que celebrar (aunque sea que por fin acaba el dichoso 2020). Sabemos de sobra que las reuniones entre amigos estarán llenas de limitaciones; que quizás en la mesa de nuestras cenas y comidas no podamos sentarnos con todos los familiares que nos gustaría; y que los cotillones y las grandes fiestas tendremos que dejarlas para otra ocasión. Sin embargo, no por ello debemos dejar de arreglarnos y sentirnos guapas mientras vemos en televisión a Ana Obregón, Anna Inartiburu o Cristina Pedroche dando la bienvenida al 2021 y nos reímos al intentar tragar las doce uvas.

El espíritu festivo y la ilusión de la Navidad deben seguir inundando nuestros hogares para así hacernos sentir un poquito mejor; para hacer borrón y cuenta nueva y desear que el próximo año sea mejor que este. Eso lo tiene claro Anna Ferrer Padilla, que a pesar de haber vivido uno de sus peores épocas a nivel personal, quiere acabar el 2020 con una sonrisa y luciendo sus mejores galas. Y es precisamente eso lo que nos ha mostrado a través de Instagram.

Anna Ferrer Padilla quiere salvar la Navidad y hacerlo con los vestidos más elegantes 

La hija de Paz Padilla se ha convertido en la imagen del diseñador de moda español Alejandro de Miguel para su campaña de Navidad a través de una sesión fotográfica de lo más elegante y glamurosa donde la influencer demuestra sus habilidades como modelo luciendo increíbles trajes de noche, perfectos para estas fiestas. Plumas, brillos, tafetas, lentejuelas y satinados en una línea de vestidos de noche lo más especial. «Vaya obra de arte la colección de Navidad de Alejandro de Miguel», contaba la joven a través de su perfil en la red social.

Y no nos extraña en absoluto, pues la colección cuenta con todo lo que una se espera de un diseño especialmente pensado para la Navidad. Vestidos cortos y largos, en tonos dorados, plateados, negros y rojos que funcionan a la perfección en las cenas más sofisticadas de estas festividades. Y es que, si te plantas uno de estos diseños, sentirás que estás en un banquete digno de los organizados por Isabel Preysler en los anuncios de Ferrero Rocher. El glamour de la época más mágica del año ya está aquí.