«Al día siguiente tomas conciencia de una realidad que no tiene vuelta atrás», ha contado emocionada la periodista tras vivir unos días complicados.


El pasado miércoles, 23 de junio, Mila Ximénez nos dijo adiós. Su otra familia, aquella que forjó durante años de trabajo en televisión, lleva días rindiéndola tributo. Sin embargo, antes de su fallecimiento hubo un total hermetismo en Telecinco acerca de su estado de salud. Ahora, María Patiño ha revelado cómo vivió esos intensos días delante de los focos cuando sabía que la noticia llegaría de forma inminente. 

Gtres

«Había que mantener el tipo delante de la tele y que nadie notase nada», ha contado en su programa haciendo referencia a que cuando ya habían sedado a la colaboradora debían aparentar cierta normalidad ante la audiencia. Lo hicieron, ante todo, por respeto a su familia para que viviesen esos momentos de forma íntima. «Luego hubo el momento de vivir la noticia», ha reconocido. Tras un tiempo de emociones contenidas «al día siguiente tomas conciencia de una realidad que no tiene vuelta atrás».

© Gtres.

«Ahora cuando pienso en ella no puedo evitar reírme de muchas cosas que hemos vivido. Aunque no puedo más que sentirme huérfano porque ella me protegía de muchas cosas», ha contado. Ha aprovechado para elogiar su perfil profesional: «Lo que puedo dar fe es que trabajó y se sacrificó como una burra a lo largo de los años. No fue gratuito todo lo que consiguió». La amistad que crearon estuvo repleta de lecciones de vida, una de las más importantes que aprendió de Mila fue a «querer a la gente que ella quería».

El día que le comunicó su enfermedad

María Patiño tiene grabado a fuego el día que Mila Ximénez le comunicó que le habían diagnosticado un cáncer de pulmón. Lo hizo un domingo, el 14 de junio de 2020, a las 14.55 horas. «Quedaban cinco minutos para acabar el programa. Me dijo: ‘Quiero hablar contigo y quiero que estés tranquila'».

Gtres

Ha recordado que la sevillana eligió a conciencia el momento ya que sabía bien que los días libres de la presentadora eran los lunes y martes. «Me comentó lo que le habían diagnosticado. Protectora y cuidadora hasta el final. Esa era Mila. No estaba pensando en ella, siempre estaba pensando en los demás».

Al igual que el resto de compañeros de ‘Sálvame’, María Patiño se ha mostrado destrozada por esta destacada pérdida. «Yo lo que voy a echar fundamentalmente en falta es que siempre me he sentido protegida con ella. Me ha cuidado mucho. Ha tenido un instinto de protección que me ha costado mucho ver. Me ha ayudado mucho más que yo a ella». Explicaba lo esencial que había sido para ella coincidir con una persona como Mila: «Encontrar en tu puesto de trabajo que te ayudan a levantarte a nivel personal es algo que para mí ha sido muy importante. Ese vacío me va a costar porque me ha cuidado siempre».