Rafa Nadal ha vivido un momento surrealista en el Open de Australia, cuando una aficionada le dedicó varias peinetas a las que él respondió con risas. Ella ya ha explicado por qué lo hizo y cómo ha reaccionado su hija al verla desde la televisión


El mundo está loco, aunque a veces la polémica no deja de ser curiosa y, en parte, simpática. A Rafa Nadal le ha salido una inesperada enemiga desde las gradas del Open de Australia, mientras luchaba con su raqueta contra el tenista Michael Mmoh. El murmullo que venía de las gradas le desconcentraba de tal manera, que era incapaz de realizar el saque para ganar el segundo set tras pinchar en el primero. “¿Qué está pasando?”, se quejaba el tenista mallorquín poniendo la vista sobre el público. Fue entonces cuando se topó con una insólita estampa: una mujer, evidentemente afectada por el alcohol, le dedicaba una y otra vez peinetas, a las que Rafa Nadal respondió con incredulidad, pero sin poder evitar la risa.

Vídeo: Youtube

El dedo corazón de la espectadora que había decidido declararle la guerra a Rafa Nadal ondeaba en el aire y distraía al tenista. Finalmente, ante su insistencia, los responsables de la seguridad del recinto decidieron expulsarla de las gradas, mientras el resto del público la abucheaba. Más tarde, se ha conocido el motivo de estas peinetas y es que esta mujer residente en Sidney se desesperaba ante el ritual que el español realiza antes de sacar: “No soy fan de Nadal, creo que es increíblemente aburrido”, confesaba a la salida del estadio, quejándose también de lo “maleducados” que fueron al echarla del partido. Eso sí, al final ha reconocido que había bebido en exceso durante toda la jornada y que su hija está abochornada por el espectáculo que su madre protagonizaba y el cual vio en directo desde la televisión: “Tenía mensajes y llamadas y después lo tuve que ver en televisión. No es una buena imagen. Lo hecho, hecho está. Mi hija no estaba feliz, porque es muy vergonzoso”.