La presentadora reunió a un nutrido grupo de invitados en su casa para disfrutar de una calçotada al aire libre.


Han pasado unos pocos días desde que Paz Padilla dijera adiós a un pilar fundamental de su vida. Su madre, Dolores Díaz, fallecía a los 91 años en el hospital Puerta del Mar de Cádiz. Un duro golpe por la estrecha unión que mantenía con su progenitora. La vida continúa y, a pesar de la ausencia, existen buenos motivos para brindar por ella como el 23 cumpleaños de su hija, Anna Ferrer.

Una señalada fecha en el calendario por la que Paz ha reunido a familia y amigos. Aprovechando las buenas temperaturas de este domingo, la presentadora ha hecho una calçotada al aire libre en su casa. Visiblemente feliz, se mostraba con las manos en la masa a través de su perfil de Instagram. Los invitados a esta jornada disfrutaron de una gran comida: calçots, paella… y, por supuesto, una deliciosa tarta de cumpleaños.

Una fiesta sorpresa 

Las celebraciones comenzaban el sábado noche cuando Anna Ferrer era sorprendida por su grupo de amigos. Sin saber lo que estos se tramaban, la llevaron a un conocido local de la capital donde la fiesta contó con todos los ingredientes para ser un auténtico éxito. Buena música, ganas de pasarlo bien y disfraces -aprovechando que se trataba del fin de semana de Carnaval-.

Este cumpleaños deja bonitas imágenes de Anna disfrutando con sus amigos y familia, pero también de Paz Padilla volviendo a sonreír después del mazazo que ha supuesto perder a su madre.