Mientras su padre está viviendo un verdadero calvario, sus tres hijos han decidido continuar con sus planes veraniegos


Kiko Matamoros está atravesando una de sus peores épocas. El tertuliano era dado de alta este mismo sábado después de quince días ingresado en el hospital y su salud sigue preocupando. Operado de la vesícula, las complicaciones de la intervención le han provocado una pancreatitis de la que aún trata de reponerse. En un principio se creía que todo sería mucho más rápido y sin dolencias. Una situación complicada, que por lo que podemos observar, no ha impedido a sus hijos continuar con sus planes vacacionales.

El último de los hijos que se ha pronunciado a cerca del estado de salud de Kiko Matamoros ha sido Diego Matamoros. El joven ha contado recientemente que a su padre todavía le queda por delante varios días de recuperación y que «hoy se encontraba un poquillo malo». El novio de Carla Barber asegura que su progenitor lo está pasando mal y sigue de cerca su evolución a la espera de buenas noticias. Este alarmismo por el estado de salud de su padre parece no ser suficiente para cancelar los planes veraniegos de la familia Matamoros.

Aunque no cabe duda que le quieren, cada uno de sus hijos han continuado disfrutando de la temporada veraniega, y por tanto, se han despreocupado de acudir al hospital diariamente. A través de sus redes sociales hemos sido testigos de lo bien que se lo esta pasando cada uno de los miembros del clan, incluido su ex mujer Makoke. Hoteles cinco estrellas, playas paradisiacas, reservados en discotecas, cenas interminables… Una vida de lujo, no al alcance de todo el mundo y que no todos los mortales se pueden permitir. Desde la habitación de su hospital, Kiko Matamoros ha sido testigo de lo bien que se lo pasan sus descendientes, incluida su hija Anita Matamoros, con la que no tiene relación en la actualidad.

De viaje mientras su padre estaba ingresado en el hospital

Laura y Anita están siendo las que más están disfrutando de sus vacaciones de verano mientras su padre, Kiko Matamoros, permanecía en el centro médico. Un hecho que no ha impedido que Laura esté muy pendiente del colaborador de televisión. De hecho, durante los días que pasó en Madrid antes de poner rumbo al sur, acudió a verlo.

Sin embargo, la que todavía no se ha puesto en contacto con él es Anita Matamoros. Aunque la joven aseguró que estaba muy pendiente de su padre durante la primera operación a la que se sometió para extirparle la vesícula, su propio padre, en el programa de `Sálvame´ aseguró que no sabía de qué forma estaba al tanto, ya que no tenía relación con ella. «No sé si mi hija está al tanto de cómo estoy después de la operación. Por mi parte no, desde luego. No sé si alguien ha podido informarle, pero si se ha informado porque se ha interesado ella, pues mejor, sino, pues tampoco pasa nada», comentaba Kiko Matamoros en una conexión en directo desde el hospital. Una situación que no se ha solucionado a lo largo de las semanas. La mala relación entre Marta López y su hija, ha provocado una guerra sin precedentes que no parece que vaya a calmarse a corto plazo.

 Matamoros ha explicado que no quiere que su hija se convierta en una tirana y que su madre la está manipulando para que actúe de esa manera. Al colaborador no le gusta el comportamiento de su Anita y por otro lado quiere proteger a toda costa el bienestar de su pareja. La cosa ha llegado a tal punto, que la hija de Makoke lo ha dejado de seguir en Instagram y su ex mujer ha llegado a afirmar que el propio Matamoros la había bloqueado en el WhatsApp. La enfermedad  en vez de unirlos más, parece que los aleja de forma irremediable.