El caso de Mario Biondo, ocho años después, sigue desvelando nuevos datos. Ahora se acaba de identificar a dos personas que estuvieron con él esa noche. Un dato que podría dar un giro radical a lo que habían pensado los investigadores durante estos años


Aunque hayan pasado ya 8 años de la muerte de Mario Biondo, quien fuese marido de Raquel Sánchez Silva, son muchas las incógnitas que siguen ocultas sobre su fatal desenlace. Eso sí, la familia del cámara italiano no cesa en su intento de conocer toda la verdad que rodearon a las circunstancias de su fallecimiento, animando a la justicia italiana a no cerrar el caso y contratando investigadores privados para realizar labores por su cuenta. Es por ello que continúan saliendo a la luz nuevos datos sobre el día que murió el cámara de televisión, como así acaba de suceder, al identificarse a dos personas que estuvieron en casa de Mario Biondo la noche en la que perdió la vida, al parecer, según se ha determinado tras numerosas investigaciones, por un suicidio accidental, al colgarse de una pasmina en una práctica sexual que no salió según lo esperado. Eso sí, signos de violencia han mantenido en Italia que se trata de un caso de homicidio, encontrando incluso signos de estrangulamiento.

Ahora bien, la familia de Mario Biondo no se cansa y sigue luchando por demostrar que fue asesinado, aunque las pruebas no siempre apunten a dicha dirección. Pero los últimos datos revelados bien podrían hacer remover un caso que ha conmocionado la opinión pública tanto en España como en Italia y que casi una década después sigue generando un gran interés. Es el caso de saber que dentro de la casa en la que el cámara y su mujer, Raquel Sánchez Silva, en la calle Magdalena de Madrid, había otras dos personas esa noche. Ahora, 8 años después, acaban de ser identificadas. Todo gracias a una exhaustiva, aunque lenta, investigación que ha localizado dos smartphones que se conectado a las cuentas de Facebook y Twitter de Mario durante la madrugada del 30 de mayo de 2013 en la que perdió la vida, tal y como acaba de publicar ‘La Vanguardia’.

Foto: Redes sociales

Uno de estos teléfonos móviles se conectó de forma automática a la red WiFi de la casa, lo que evidencia que conocía la contraseña, por lo que mantenían relación estrecha con la pareja. Se ha rastreado el IP del móvil con geolocalización a través de un despacho privado de consultores, Emma Team, que ya ha ofrecido a las autoridades los resultados. Es decir, tras investigar los dos móviles, le ha dado a la policía el nombre de los propietarios de dichos dispositivos. Personas que estuvieron con Mario Biondo la noche en la que falleció, encontrándole a la mañana siguiente colgado de un pañuelo a una estantería de su salón.

“Tras semanas de trabajo, estudio de la documentación y análisis de las copias forenses de todos los dispositivos electrónicos que Mario Biondo usaba en vida, hemos podido descubrir la identidad del segundo teléfono conectado a sus redes sociales”, confirman desde Emme Team a ‘La Vanguardia’. Este descubrimiento les hace creer que la versión oficial, la que finalmente dictaminó la investigación policial, no es del todo ajustada a la realidad, siempre según ellos: “Las conclusiones del consultor que la Fiscalía de Palermo designó para el caso en 2014 eran totalmente incompatibles con los archivos adjuntos y las copias forenses de los dispositivos, especialmente tras recuperar las actividades en internet de los perfiles sociales de Mario Biondo en Facebook y Twitter”, mantienen.