Después de algo más de un año de lucha contra el cáncer de pulmón, Mila Ximénez ha fallecido a los 69 años de edad en Madrid.


Ha sido un año de lucha titánica pero finalmente no pudo ser. Ha fallecido Mila Ximénez a los 69 años de edad en su domicilio de Madrid tras su lucha contra el cáncer de pulmón que ella mismo confesó en ‘Sálvame’ el pasado 16 de junio del 2020, hace poco más de un año. Durante los últimos meses, la colaboradora de televisión se ha sometido a un tratamiento experimental en la clínica La Luz para intentar mejorar la evolución de su enfermedad. Tras varios ingresos hospitalarios, siempre arropada por los suyos, Mila perdía la vida dejando un dolor inmerso tanto en televisión como en el resto de medios de comunicación que siempre han estado pendientes de la evolución de su estado de salud. Durante estos últimos días, su hija Alba y sus hermanos han estado junto a ella en su domicilio, donde Mila ha pasado sus últimos momentos arropada por los suyos. Hace unos días, Alba volaba desde Ámsterdam para estar junto a su madre. Lo mismo hacían sus hermanos, Manolo, Encarni y Conchi, que no se han separado de ella durante su batalla.

Mila Ximénez recibió el alta hospitalaria hace escasos días

Aunque al principio de su enfermedad, Mila Ximénez estuvo muy positiva y con una fuerza titánica, en las últimas fotografías ya se podía ver el delicado estado de salud que estaba sufriendo. Una vez ya apartada de la televisión, sus salidas eran mayoritariamente para acudir a revisiones médicas en el mencionado hospital, donde se estaba sometiendo al tratamiento. De hecho, hace escasos días que recibió el alta hospitalaria tras su último ingreso después de que sin esperarlo fuera ingresada. Tras varios días hospitalizada, dejaba el centro médico para descansar en su hogar y lo hacía visiblemente más delgada y en silla de ruedas, ya que el tratamiento que ha recibido durante todo este tiempo ha sido duro.

Un tratamiento que con el paso de las semanas la dejaba sin fuerzas. De hecho, tal y como hemos visto en algunas ocasiones, necesitaba de ayuda para salir del coche y entrar al hospital donde estaba intentando vencer al cáncer. Y siempre contaba con su círculo más cercano que nunca se ha separado de ella a lo largo de estos meses. Sus hermanos, su hija Alba y el universo ‘Sálvame’ han estado pendientes de ella y le han acompañado en esta lucha en la que trágicamente no ha tenido el final que queríamos.

La colaboradora de televisión ha pasado estos meses arropada por los suyos

Desde que comenzara su lucha contra el cáncer, han sido contadas las veces que ha regresado a la televisión. Siempre esperanzadora, Mila ha dado una lección de vida, ya que nunca se ha rendido ni siquiera en los momentos más complicados. A lo largo de estos meses, se ha mantenido alejada tanto de la pequeña pantalla como de las redes sociales, donde ha aparecido en ocasiones muy puntuales. Sobre todo para agradecer todo el cariño que ha recibido a lo largo de su lucha. Mila siempre ha estado arropada por los suyos, que ahora lloran su muerte.

Una vida de vaivenes: así han sido sus 69 años

Mila Ximénez ha vivido desde el lado más lujoso de la vida, hasta los momentos más duros. Vivió con sus padres en Sevilla hasta los 18 años cuando conoció a su primer amor, un médico mayor que ella y que en aquel momento tenía pareja. La colaboradora de televisión antes de convertirse en uno de los rostros más conocidos de la pequeña pantalla también fue enfermera. Precisamente ejerciendo en el hospital Nuestra Señora del Rocío encontró a este amor, el Doctor Roberto Pastrana. Se marcharon juntos a Madrid y vivieron un romance de idas y venidas durante nueve años.

Posteriormente, llegaría su relación más mediática: la de Manolo Santana, padre de su única hija, Alba. Mila pensó que había alcanzado la felicidad definitiva, con una vida lujosa también en Marbella, pero su separación volvía a llevarla al punto de partida. Tras esta ruptura, comenzó una vida que siempre ha querido olvidar. Los diez años posteriores a su separación con el tenista: «No fui feliz en ningún momento. A veces no recuerdo cosas de aquella etapa. Hay momentos de los que no recuerdo nada…», relató hace unos años. Poco a poco fue encontrándose y se marchó a vivir con su hermana a Granada. Fueron momentos difíciles pero logró salir adelante.

Volvió a remontar en su vida gracias tanto a su hija Alba como al trabajo: «Apareció Aquí hay tomate, de Raúl Prieto, que fue el salvador de mi vida», contaba en ‘Gran Hermano VIP’. Ahí comienza una etapa estable hasta que fallecen sus padres, con tan solo ocho meses de diferencia. Tras estos momentos complicados llegaron sus nietos, Alexander y Victoria. A partir de ahí, y con un puesto estable en televisión, vivió una de las etapas más felices de su vida hasta que en junio del 2020 le anuncian que padece cáncer de pulmón. A partir de ahí comienza una lucha titánica que ha tenido un trágico final.

Desde SEMANA mandamos un fuerte abrazo y damos el pésame a los familiares y amigos de Mila Ximénez tras su muerte. Descanse en paz.