Acaba de fallecer la hermana del marido de Saray Montoya a los 36 años. La joven enfermó embarazada de covid y le han practicado una cesárea de urgencia.


Saray Montoya, exconcursante de realities de Mediaset, alzaba la voz esta semana para contar que había ganado la primera batalla contra su suegro y su cuñado. Les había acusado de intentar asesinarla hasta en dos ocasiones tras asestarla más de una decena de puñaladas y el juez ha encontrado pruebas suficientes, por lo que se ha decretado una orden de alejamiento. No es el único varapalo al que están haciendo frente en el clan, pues su familia política acaba de perder a un miembro muy importante.  Pilar Rubio Salguero, hermana del marido de Saray Montoya, ha muerto a los 36 años por covid tras practicarle una cesárea de urgencia. 

«Con la muerte de Pilar, Saray habrá hecho una fiesta. O al menos eso dijo que iba a hacer porque todo este conflicto viene de ahí, de las burlas y las mofas de ella y de su hija cuando Pilar se infectó de coronavirus», ha dicho el abogado de la familia a ‘Jaleos’. Esta muerte repentina les ha dejado desolados y al bebé huérfano por parte de madre, un durísimo momento al que ni ellos mismos dan crédito. «La familia está destrozada, imagínate… Todo lo que les está pasando es tremendo, encima con este problema», asegura Ricardo Corzo.

Tratan de hacer frente a la muerte de Pilar en la comisaría de policía de Sevilla, donde este viernes por la mañana se han personado tanto el suegro de Saray Montoya como su hijo, Nicolás, quienes ella asegura que intentaron asesinarla. Allí han sido detenidos y han prestado declaración, pues están siendo investigados por las lesiones que le habían provocado supuestamente a la exconcursante de reality, su hija y otros integrantes de su familia.

Saray todavía no se ha pronunciado sobre la trágica pérdida que ha sufrido la familia de su marido, con la que ahora no mantiene ningún contacto.  Eso sí, días antes sí se confesó sobre cómo estaba sobrellevando la agresión que había sufrido, así como el miedo que esta le había provocado. “Los daños más fuertes que sufro son los del corazón, porque la familia de tu marido son también tu familia”, aseguró. Lo que tiene claro es que nunca perdonará las 13 puñaladas recibidas, como tampoco la que le asestaron a su hija Naiara, de 20 años, a escasos centímetros del corazón o la herida en el ojo izquierdo que le provocaron a su madre.

Precisamente Pilar, la mujer fallecida, y su salud fueron motivo de disputa entre ellos. Según Saray cuando ella contrajo coronavirus no recibió la llamada de su familia política para saber cómo estaba y cuando Pilar se contagió sucedió lo mismo al contrario, lo que llevó a que ellos le juraran presuntamente venganza. Una versión que nada tiene que ver con la del abogado Ricardo, quien insiste en que el marido de Saray llamó para preguntar por su hermana 5 días después de que esta ingresara en la UCI, por lo que el padre le colgó y le pidió que no volviera a llamar. Tras colgarle, la hija de Saray habría mandado un mensaje, según Corzo, diciendo que Pilar iba a morir «porque lo estamos pidiendo nosotras. El día que se muera lo celebraremos como homenaje a su muerte y a ustedes». Desde entonces, comenzó una batalla campal.