El diestro y su ex, que mantienen una relación cordial, han asistido juntos a una función del colegio de su hija pequeña en Madrid.


Esta semana, Enrique Ponce y su ex, Paloma Cuevas, han vuelto a reunirse. ¿El motivo? Asistir a una representación de su pequeña en el centro escolar donde estudia. Cuatro meses después de anunciar su separación, el torero y la madre de sus dos hijas mantienen una relación cordial por el bien de su familia. Es por ello que el pasado miércoles se dieron cita en el colegio de Blanca, de 8 años. Una cita que ha supuesto su primera aparición pública tras su separación.

El encuentro entre el matador y su exesposa, del que ha tenido noticia el portal ‘Informalia’, se ha producido de manera relajada y discreta. Como dos padres más, ambos se han dejado ver en la iglesia del centro escolar, ubicado en el municipio madrileño de Majadahonda. Allí se celebraba una función previa a las Navidades, propia de esta temporada, en la que los familiares de los escolares disfrutaron de diversas representaciones por parte de los niños. Eso sí, siguiendo todas las medidas: distancia de seguridad, uso de mascarillas, aforo limitado, etcétera.

Instagram

La presencia conjunta del que fuera uno de los matrimonios más sólidos del corazón en este acto familiar da fe de que el de Chiva y la empresaria han sabido mantener una buena relación a pesar de tomar rumbos separados. En la actualidad, Enrique Ponce vive con su novia, Ana Soria, en un precioso ático en Almería, la ciudad natal de la joven. Un nidito de amor al que se mudaron recientemente y en el que conviven con un nuevo miembro en la familia: un perro al que han llamado Ney, y que los tiene a los dos embelesados, tal y como han mostrado en sus redes sociales.

Instagram

Aunque su relación con Ana Soria está aún en sus inicios, el diestro apuesta al 100% por su relación con la atractiva estudiante de Derecho. Además, todo parece sonreírle. En el trabajo las cosas no le pueden ir mejor. Tras cerrar una temporada taurina llena de éxitos en los principales puntos de nuestro país, está inmerso en uno de los proyectos que más ilusión le hacían. A Enrique Ponce le apasiona cantar. Canta muy bien, además. Y tal es su pasión que ha grabado un disco en el que canta a dúo con el cantante, y gran amigo suyo Julio Iglesias. El intérprete de éxitos como ‘Me va, me va’, ‘Lo mejor de tu vida’ o ‘De niña a mujer’ ha querido ejercer de padrino en su debut como cantante, que se produce a sus 48 años.

Por si este proyecto musical fuera poco, otros negocios también van como la seda. Ponce cosecha numerosos éxitos de venta y de crítica con el aceite de oliva que produce en sus fincas. Estas se encuentran en sus fincas Cetrina y Avenzas, ambas muy cerca la una de la otra, situadas en el municipio de Navas de San Juan, en Jaén. En las las 400 hectáreas que el diestro ha destinado a este cultivo intensivo crece un total de 53.000 árboles. Todos ellos producen olivas que comercializa con enorme éxito en los mejores establecimientos de España.

Instagram

Paloma, por su parte, ha asumido su separación de una manera radicalmente distinta a la de Enrique Ponce. Siempre discreta, la cordobesa ha evitado la exposición pública y solo se ha dejado ver entre las personas de su círculo más íntimo. Desde el pasado mes e julio, cuando anunciaron su separación a través de un comunicado conjunto, Paloma y Enrique apenas se han pronunciado sobre la ruptura.

La única pista que podría revelar los sentimientos del matador hacia su exmujer la recoge la letra de ‘La diferencia’. Este single de Vicente Fernández, que el valenciano canta en sus redes sociales, podría tener que ver con su relación con la andaluza. «No me despiertes tú, ¿no ves que así yo soy feliz? Consciente estoy, mi amor, que no eres para mí. No hay necesidad que me desprecies. Tú ponte en mi lugar a ver qué harías. La diferencia entre tú y yo, tal vez, sería, corazón, que yo en tu lugar sí te amaría», reza la letra. ¿Una canción de despedida para la que fue su gran amor?