Marta López ha explicado en sus redes sociales cómo se encuentra su pareja, Kiko Matamoros, y cuál es el diagnóstico según los médicos.


Kiko Matamoros sigue todavía ingresado tras la pancreatitis que sufrió y por la que tuvo que ser hospitalizado de urgencia. El colaborador de televisión no está viviendo su mejor momento debido a varios problemas de salud entre los que se encuentra la extirpación de la vesícula y otras consecuencias de la misma. Sin embargo, su alta hospitalaria cada vez está más cerca. Aunque tenía una infección de origen desconocido que preocupaba a los médicos, parece que poco a poco su estado evoluciona. Este mismo jueves su pareja, Marta López, se ha confesado a media mañana en sus redes sociales. «La realidad es que está bastante mejor. De ánimo sigue regular, si hoy están bien las analíticas probablemente pase a medicación oral lo cual es súper bueno. Yo sigo con mi herpes«, comenzaba diciendo desde la casa que ambos comparten.

A pesar de que ella es su apoyo más férreo y quien no se separa de él, Marta procura hacer mini escapadas para continuar con su rutina si la salud de Kiko Matamoros se lo permite. Por ello, se ha desplazado hasta su hogar para realizar algunos entrenamientos y ejercicios para luego acudir de nuevo al hospital. A sus seguidores también les preocupa cómo está llevando la modelo todos estos contratiempos, algo de lo que ella se ha confesado sin reparo alguno. «Yo estoy bien. Hay cosas mucho más graves…Lo paso mal por él porque sé que no le gusta estar en un hospital, bueno ni a él ni a nadie. Es una persona muy activa, es muy de cuidarse y le cuesta. Yo sé por lo que lo digo», ha añadido.

Precisamente este asunto está siendo uno de los más difíciles para el, tal y como confesó esta semana el propio Kiko en ‘Sálvame’. Estar en la misma habitación durante tanto tiempo le estaba suponiendo perder en cierta medida el ánimo, no obstante, estaba deseando que todo terminara para lo más pronto posible «estar dando guerra en un plató». Horas antes, este miércoles, la maniquí entró en ‘Sálvame’ para explicar con detalles los hallazgos de los expertos tras la infección de Kiko Matamoros.

«La infección provenía de una gasita reabsorbible que le habían puesto entre la vesícula y el hígado. Al extraer la vesícula había sangrado mucho el hígado y le pusieron la gasita que ha creado pus con líquido alrededor y que hizo que la infección se generalizara y fuera al páncreas, al tubo biliar…», dijo. Este dato arrojaba luz al diagnóstico de Kiko hasta tal punto que se barajaba darle el alta en los próximos días. «Le han cambiado el antibiótico y si en dos o tres días el antibiótico oral le hace efecto se va a casa, espero que el fin de semana a más tardar», comentó Marta López en el programa vespertino.

Justamente esta semana se ha conocido también el problema al que está haciendo frente su hija, Anita Matamoros, quien hace algunos días tuvo que ser ingresada y operada de urgencia para retirarle las prótesis de pecho que le pusieron el pasado mes de junio.

El mal momento de Anita Matamoros

Es la tercera operación a la que se somete sobre el mismo asunto y todavía desconoce si tendrá que pasar por quirófano una cuarta vez. «Me operé el pecho el 1 de junio por segunda vez y estaba súper contenta. Me hice una mastopexia y un aumento con prótesis…Se estaba curando súper bien y yo estaba muy contenta hasta que me fui de viaje y se me empezaron a abrir las heridas. Al rededor de las heridas en la aureola, como a infectarse. Cada vez tenía más heridas, fui al médico y me dijo que me echara unas cremas. Mejoró bastante, pero el día de mi cumpleaños me desperté con un moratón y como a la hora de comer empezó a salir líquido y se hizo un agujero. No entendíamos nada, a mi no me dolía nada…Me asusté muchísimo» , dijo ella misma en un IGTV de Instagram.

Anita Matamoros

«Se me infectó la prótesis y me dijeron que me tenían que quitar una y la otra no. Fuimos a urgencias y me hicieron un cultivo…el resultado era que las heridas eran unos estafilococos, algo habitual. Todo empezó porque, de alguna manera, mi cuerpo rechazó los puntos. Ahora me han puesto otros diferentes», añade. Fue horas después de su cumpleaños cuando se desplazó al hospital en el que debían intervenirla. «Al día siguiente me metieron a quirófano y cuando me desperté de la anestesia me fui a mi casa», comenta.

La tercera operación ha sido distinta. Si bien la primera fue una reducción de pecho y la segunda una mastopexia con prótesis, esta última ha sido para retirarle los implantes. «Vio tan turbio el tema que me quitó las dos prótesis. No tuve ningún problema de posoperatorio. Ahora no tengo pecho, tengo muy poquito…cosa que me encanta. Me iba a poner las prótesis el mes que viene y sinceramente ya no sé si me las pondré. Ahora están monísimas y redonditas. Todo queda bien», asegura la hija de Makoke y Kiko Matamoros.