Lara Álvarez ya se encuentra en ‘Supervivientes’ y, por el momento, acompañada de éxito. La primera gala tuvo lugar este jueves y fue seguida por millones de espectadores, alcanzando más de un 32 % de audiencia. Programa en el que permanece desde hace más de cinco años, lo que le ha permitido tener un gran patrimonio que no deja de crecer. La última propiedad la ha adquirido justo antes de partir hacia Honduras y se trata de un dúplex situado en la localidad madrileña de Boadilla del Monte, según ‘Vanitatis’.

Cuenta con más de 100 metros cuadrados, tres terrazas, dos plazas de garaje, piscina, pista de pádel y seguridad 24 horas, un sinfín de comodidades por las que la presentadora ha tenido que pagar 400.000 euros. Aunque no apunta a que se convierta en su residencia habitual, por lo que simplemente podría ser una inversión inmobiliaria que sirva a Lara Álvarez para hacer negocio.

La otra vivienda que la asturiana posee se trata de un chalé de casi 400 metros situado en Las Rozas. Distribuido en cuatro plantas, tiene piscina y una parcela de más de mil metros en la que puede estar junto a su perro Choco, con el que tiene una relación muy especial. Una casa por la que llegó a pagar, según se apuntó entonces, 640.000 euros.

Su firma Blue Palm

Todo parece irle de maravilla a Lara, salvo su firma de ropa Blue Palm. Tal y como pudo saber la revista SEMANA, la presentadora había echado el cierre a su empresa de moda después de no conseguir las ventas esperadas. Además, recibió quejas por parte de clientes, pues la página web desapareció de la noche a la mañana, provocando que no hubiera una comunicación fluida.