Kiko Rivera se ha reunido con sus hermanos, Fran y Cayetano Rivera, para ir a ver a un familiar que está pasando por un momento delicado de salud.


Kiko Rivera está más unidos que nunca a sus hermanos, Fran y Cayetano Rivera. El dj, que atraviesa el peor momento en cuanto a la relación con su madre, Isabel Pantoja, acaba de demostrar que se refugia en ellos en estos momentos tan delicados. Tanto es así que se ha reencontrado con ellos para acudir a ver a un tío que está pasando un por un momento delicado de salud.

«Alguien en el cielo tiene que estar muy contento», declaraba Fran Rivera desde el asiento de copiloto del coche que conducía Kiko Rivera. Detrás, Cayetano Rivera, que prefería no decir nada en el vídeo. Por su parte, el dj hace mención al buen rato que habían echado juntos los tres hermanos de nuevo, recordando viejos tiempos.

Los tres hermanos han viajado desde Sevilla hasta Barbate para ir a ver a su tío José, que pasa por un problema de salud. Fran, Cayetano y Kiko han estado tres horas juntos y al volver a la capital hispalense, grababan un vídeo desde el coche en el que han viajado. Fran Rivera decía que alguien en el cielo tenía que estar muy contento. Con esto, Fran se refería con esa frase a su padre, Paquirri, que estaría muy feliz por ver a sus hijos juntos.

«En el cielo hay alguien que debe estar muy contento. Venimos de ver a nuestro tío José que esta muy malito, hemos pasado un ratito muy agradable con él», decía Fran Rivera. Junto al vídeo, añadía un «todo empieza a estar en su sitio». Kiko Rivera, muy feliz, expresaba lo bien que había estado y que le había tocado a él conducir porque era el hermano pequeño.

Por su parte, Canales Rivera, que no ha podido viajar con ellos hasta Barbate, ha estado en el plató de ‘Sálvame’, donde contaba algunos detalles más de esta visita: «Tío José está un poco pachucho. Pensé en decírselo cuando coincidí con él en el plató el pasado domingo, pero con todo lo que tenía montado…», empezaba diciendo. «Lo llamé el lunes, le conté lo de mi tío y me dijo que lo arreglaría. Estoy triste por no haber estado con ellos. Estoy feliz de que le hayan dado ese regalo, esa sorpresa», añadía.

Ha querido contar, además, una anécdota sobre el viaje que han hecho los tres hermanos Rivera hasta Barbate. Y es que para ir hasta allí han tenido que pasar por Cantora, que se encuentra en Medina Sidonia. Canales asegura que han bromeado sobre ello y que Kiko en un momento dado ha dicho si cogían mejor por Chiclana, para lo que habría que haber dado una vuelta mucho más larga.

Fran y Cayetano, los mejores apoyos de Kiko en estos momentos

Fran y Cayetano han demostrado ser los apoyos más incondicionales de Kiko en estos momentos. Fran Rivera entraba en directo en el programa del pasado viernes al que acudió Kiko Rivera para dedicarle unas cariñosas palabras a su hermano. En concreto, el hijo de Carmina Ordóñez hacía hincapié en que su padre, Paquirri, estaría muy orgulloso de Kiko Rivera.

Unas declaraciones que provocaban que el diestro continuara hablando con la voz entrecortada y que el dj estuviera a punto de romperse. «Sufro mucho por ti y no me gusta verte así. Yo esto ya lo he sufrido en silencio por respeto a mi hermano«, decía el colaborador de Antena 3 casi sin poder hablar. «Es la primera vez en mi vida que estoy sentando en televisión y no sé qué decir», contestaba el hijo de la tonadillera con los ojos vidriosos.

© Redes sociales.

A las pocas horas, Cayetano Rivera hacía lo propio y compartía en sus redes sociales una bonita foto en la que aparecía junto a Kiko Rivera posando delante de una foto en blanco y negro de Paquirri. «Hermano, siempre contigo ❤», escribía el diestro. Un mensaje al que Eva González y Lucía Rivera se han unido respondiendo con un emoji con forma de corazón.

Después de escuchar las palabras de su hermano, Kiko Rivera reconocía que le había pedido disculpas a Fran y Cayetano después de descubrir que los enseres de su padre (y que por herencia pertenecen a los hijos de Carmina Ordóñez) permanecían en Cantora. En concreto, a pesar de que él no quería entrar en detalles, era Jorge Javier Vázquez quien hacía público el episodio ocurrido el pasado 2 de agosto y que provocó la ruptura definitiva entre madre e hijo. Kiko encontró por casualidad la habitación de Paquirri en Cantora abierta y allí estaban todas sus pertenencias. Esas que tantos titulares habían copado durante años y que un sospechoso robo en la finca había hecho desaparecer.

«Yo toda mi vida he pensado que ahí no había nada. Cuando he entrado ahí no había nada. En el momento en el que me he enterado se lo he comunicado a mis hermanos. Me siento engañado desde el momento en el que mi padre se fue. Lamento que las cosas hayan sido así. No me he enterado hasta ese día. La historia es así, al menos la mía. Hay que respetar la voluntad de los difuntos. Esto no puede suceder en ninguna familia», explicaba el dj.