La salud de Kiko Matamoros le está provocando problemas por los que permanece ingresado en un hospital madrileño, pero será trasladado en las próximas horas


La pancreatitis que hace algunos días hizo a Kiko Matamoros ingresar de urgencia le está trayendo más quebraderos de cabeza que los esperados. Si bien estos últimas días su pareja, Marta López, había revelado que el estado de salud de su chico es mucho mejor que el inicial, ahora la historia vuelve a dar un vuelco. Y es que el colaborador de televisión, a pesar de tener previsto que este fin de semana recibiera el alta hospitalaria, será trasladado en las próximas horas a otro hospital.

Así lo ha decidido el equipo médico que se está haciendo cargo de su evolución en el Hospital Quirón de la calle Cartagena de Madrid, desde donde le desplazarán a otra clínica del mismo grupo. Según ha revelado ‘Lecturas’, Kiko Matamoros durante la tarde del viernes llegará al citado hospital situado en Pozuelo de Alarcón con el fin de drenar la infección que tiene en el hígado y que hasta hace unos días era de origen desconocido.

Aunque sobre este cambio de centro hospitalario su pareja no ha dado detalles en sus redes sociales, sí que ha querido confesarse con sus seguidores sobre lo difícil que se le está haciendo desde hace dos semanas este hecho. Después de recalcar que su intención no es ni mucho menos la de hacerse la víctima, Marta López ha pedido comprensión a sus followers, revelando que día y noche está al lado de Kiko Matamoros, algo que, por cierto, hace encantada.

Tan solo abandona el hospital para hacer algunos recados, no obstante, se desconoce cómo se organizará después de que Kiko Matamoros sea trasladado a las afueras de Madrid. Este jueves la modelo se confesó en sus redes sociales sobre lo que ninguno llegábamos a ver. «La realidad es que está bastante mejor. De ánimo sigue regular, si hoy están bien las analíticas probablemente pase a medicación oral lo cual es súper bueno. Yo sigo con mi herpes«, comenzó diciendo. No obstante, se desconoce cómo se ha tomado este giro en sus planes.

«Yo estoy bien. Hay cosas mucho más graves…Lo paso mal por él porque sé que no le gusta estar en un hospital, bueno ni a él ni a nadie. Es una persona muy activa, es muy de cuidarse y le cuesta. Yo sé por lo que lo digo», dijo. Con sus palabras justificaba que en ciertos momentos Kiko tuviera bajones anímicos, ya que como él mismo reveló en ‘Sálvame’ le estaba costando estar todo el día «entre cuatro paredes».

A la espera de ver cómo evoluciona, todavía es una incógnita si finalmente Kiko Matamoros podrá recibir el alta, tal y como él y su pareja esperaban. » «Le han cambiado el antibiótico y si en dos o tres días el antibiótico oral le hace efecto se va a casa, espero que el fin de semana a más tardar», dijo Marta en ‘Sálvame’. Unas palabras que pronunció la joven con mucha actitud y optimismo, pero sobre las que se desconoce si han surgido más contratiempos o si tan solo este traslado se ha realizado con el fin de que su recuperación sea más rápida.

Mientras Kiko ha dejado claro que su mayor deseo es el de volver a trabajar cuanto antes cuando su salud se lo permita, su hija Anita tampoco está viviendo su mejor momento. Justamente esta semana se ha conocido también el problema al que está haciendo frente, quien hace algunos días tuvo que ser ingresada y operada de urgencia para retirarle las prótesis de pecho que le pusieron el pasado mes de junio.

«Se me infectó la prótesis y me dijeron que me tenían que quitar una y la otra no. Fuimos a urgencias y me hicieron un cultivo…el resultado era que las heridas eran unos estafilococos, algo habitual. Todo empezó porque, de alguna manera, mi cuerpo rechazó los puntos. Ahora me han puesto otros diferentes», dijo. Fue horas después de su cumpleaños cuando se desplazó al hospital en el que debían intervenirla. «Al día siguiente me metieron a quirófano y cuando me desperté de la anestesia me fui a mi casa», comentó.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Hoy me pido ser bailarina😏

Una publicación compartida de ANITA (@_anitamatamoros) el

La tercera operación ha sido distinta. Si bien la primera fue una reducción de pecho y la segunda una mastopexia con prótesis, esta última ha sido para retirarle los implantes. «Vio tan turbio el tema que me quitó las dos prótesis. No tuve ningún problema de posoperatorio. Ahora no tengo pecho, tengo muy poquito…cosa que me encanta. Me iba a poner las prótesis el mes que viene y sinceramente ya no sé si me las pondré».