A medida que avanzan las semanas en ‘Supervivientes‘, los concursantes van ganando confianza entre ellos y, como suele suceder a estas alturas de programa, las confidencias entre ellos son cada vez más frecuentes. Es lo que le ha pasado a Kiko Matamoros. El colaborador de ‘Sálvame‘ y ha hablado, entre otros asuntos, de su relación con sus compañeros de programa, como Lydia Lozano. Se conocen desde que son adolescentes. «La conozco desde que ella tenía unos 15 años», ha recordado. Tenían amigos en común e incluso hubo un tiempo en el que llegaron a tener algún escarceo, pero eso es cosa del pasado. El madrileño ha dejado claro que la periodista no le resulta excesivamente interesante como mujer: «Es tontorrona e insustancial, pero divertida».

Lydia Lozano
Gtres

La canaria ha escuchado las palabras de su compañero y ha preferido no entrar en guerras mediáticas: «Estoy de buen humor», ha dicho en el plató de ‘Sálvame’. No es la primera vez que Matamoros habla de Lydia ante las cámaras. En octubre de 2020 se fue de la lengua incluso y llegó a destapar alguna aventura de índole sexual entre ambos cuando eran chavales. Al parecer, ambos participaron en un particular trío en el que también estaba una amiga de ella. «Fue un desastre», recordaba entre risas entonces ante otros colaboradores. «Los tres éramos muy jóvenes: Lydia, su amiga y yo», relataba. Apuntaba también que se dejó «manualmente» por ambas.

«Lydia estaba locamente enamorada de mí», confesó Kiko Matamoros hace dos años

«Lydia era muy simpática y divertida. Ella siempre ha sido muy moderna para estas cosas. Que no os confundan las mechas», destacaba el tertuliano. «Lydia estaba locamente enamorada de mí. Y a mí me gustaba era su amiga. Y la utilicé a ella para llegar a su amiga». A la periodista no le hicieron ninguna gracia sus declaraciones. «Cada nueva frase estás siendo más elegante», le recriminó en su momento. «¡Pero si a mí el que me gustaba era tu amigo!».

Marta López y Kiko Matamoros
Telecinco
Lo cierto es que la relación entre ellos siempre ha estado cargada de tiranteces. Cariño hay, qué duda cabe, pero son diametralmente opuestos. Y tanto sus respectivas opiniones como su estilo de vida son divergentes entre sí. Lo suyo es de esas relaciones en las que, como se suele decir, «donde hay confianza da asco». Esto explica que Kiko Matamoros y Lydia Lozano hayan protagonizado numerosos encontronazos delante de las cámaras. Si antaño sintieron alguna atracción entre ellos, todo eso ha quedado en un pasado muy muy lejano.
En la actualidad, la única mujer que ocupa y preocupa a Kiko Matamoros es su novia, Marta López Álamo, quien tomó un avión rumbo a Honduras para darle una sorpresa la semana pasada. En su intervención ante las cámaras, la granadina aprovechaba para desmentir los rumores de embarazo: «No sé de dónde se han sacado que yo estoy embarazada, no estoy embarazada. Han dicho como que estaba jugando al despiste y es que no estoy embarazada. Lo digo aquí por la audiencia, si piensan que lo estaba, no lo estoy. Ya tendremos un hijo en un futuro, gordito, cuando nos casemos».