Siete meses después de la muerte de doña Ana, Isabel Pantoja ha tomado una drástica decisión. La tonadillera abandona la que ha sido su casa, Cantora, tras muchas noches en vela. Pasa por su peor momento y no quiere seguir más tiempo allí, por lo que planea venderla. «Está en una situación desesperada. Tras la muerte de su madre no quiere estar más tiempo allí. Quiere vender e irse, pero tiene que hablar con los abogados de Kiko Rivera«, ha dicho Antonio Rossi este miércoles en ‘El programa de Ana Rosa‘. Y, aunque la noticia es impactante, muchos comprenden que Isabel Pantoja quiera romper con su pasado y comenzar de cero.

Isabel Pantoja topos Cantora
SEMANA

Cristina Tárrega ha revelado que la artista ya barruntaba esta idea incluso antes de la muerte de su madre. Al parecer, sabía que cerraría Cantora una vez su progenitora faltara, pero ¿cuál es su intención a partir de ahora? Su objetivo es volver a Madrid, aunque primero podría pasar por El Rocío, otra de sus viviendas, un plan que barajan tanto Agustín como ella para un futuro próximo. Con muchos escenarios posibles, Isabel sabe que deshacerse de Cantora puede dilatarse en el tiempo, pero de ser así «abandonará la finca de igual manera» y esperará a que la venta se cierre con ella desde otra residencia. Son muchos los recuerdos que albergan estos muros, siendo uno de los más recientes la muerte de su madre, quien falleció el pasado mes de septiembre en esta finca que tantos titulares ha copado en los últimos años.

Cantora, una finca con muchos gastos

Esta finca situada en Cádiz perteneció a Paquirri y la comparte con su hijo Kiko. Tiene 500 hectáreas y 2000 metros construidos, por lo que en el mercado inmobiliario podría venderse por varios millones de euros. Expertos en la materia la cifran en más de 5 millones, aunque las deudas podrían reducir el montante final que recibirían los propietarios. De momento, quien ha preferido no pronunciarse acerca de la determinación de Isabel es Kiko Rivera, que no ha vuelto a tener contacto con ella en los últimos meses.

Kiko Rivera, Isabel Pantoja
Instagram

La tristeza es el sentimiento que acompaña a Isabel Pantoja desde hace tiempo. La poca o ninguna relación que existe con sus hijos, la pérdida de su madre o los numerosos problemas económicos que tiene se han convertido en una constante en su vida, una complicada situación ante la que Isabel se ha derrumbado. La cantante ahora se centrará en recibir ofertas para vender en su totalidad Cantora y olvidarse así también de los muchos gastos que supone la casa. Tocará sentarse con su hijo y llegar así a un acuerdo para poner fin a un capítulo del que Isabel está deseando despedirse.

Fue hace tan solo unos días cuando SEMANA reveló en exclusiva que Isabel Pantoja había sido abandonada por su gestor. «No quiere pagar a nadie», nos dijo el asesor. Su fragilidad es un hecho y se hizo patente una vez más en su declaración en la Ciudad de la Justicia de Málaga, donde se mostró rota ante los presentes, ya que la Fiscalía ratificó su petición de tres años de cárcel por un delito de insolvencia punible.