El portero del Oporto sufrió hace un año un infarto de miocardio y ha querido hacer balance con un mensaje muy especial: «Ha sido, sinceramente, emocionante».


Cualquiera lo diría. Hace un año ya que Iker Casillas vivía uno de los peores día de su vida cuando durante uno de los entrenamientos con su equipo, el Oporto F.C. sufría un infarto de miocardio, que por supuesto, recorrió los medios de comunicación de todo el mundo. Su mujer, Sara Carbonero, se enteraba de este episodio tan desagradable en Algeciras, donde estaba cumpliendo con un proyecto profesional. La periodista viajó lo más rápido que pudo hasta Portugal para estar junto al portero en estos delicados momentos.

Pues bien, Iker no olvida esta fecha en su calendario, ya que para él es un día que cambió su vida de manera radical. De hecho, ha querido hacer balance de todo lo que ha vivido con un mensaje de lo más especial en las redes sociales. «Y así, sin darme cuenta, un año», ha empezado diciendo en su Instagram.

«No soy de los que mira el camino recorrido. No suelo alardear de las cosas que han salido bien pero en esta ocasión me siento contento por haber superado un gran obstáculo en mi vida. Ha sido, sinceramente, emocionante. Ha tenido terror, drama y ciertas dosis de ciencia ficción. Y por supuesto, humor! #soydelosquevenlabotellamediollena #buenasnochesmundo?«, terminaba diciendo, recalcando en que ha sido «emocionante».

El 1 de mayo de 2019, la vida de Iker Casillas daba un giro de lo más radical. El portero del Oporto sufría un fuerte dolor en su pecho durante un entrenamiento por el que tuvo que ser inmediatamente trasladado y poco después los médicos revelaron que había sufrido un ataque al corazón. Tras un sinfín de pruebas se vio obligado a renunciar al sueño de continuar como portero y tocó adaptarse a sus nuevas circunstancias.

Las sensaciones de los compañeros de su equipo

Fue durante unos entrenamientos cuando Iker Casillas sufrió el infarto, y hasta ahora no sabíamos cómo habían vivido este complicado momento sus compañeros de equipo. Ahora ha sido Óliver Torres quien se ha confesado en el medio luso ‘O Jogo’, cómo vivieron este momento.

Compartían vestuario y, aunque en un principio ni él ni el resto de jugadores creyeron que revistiera tanta gravedad, es cierto que todos ellos se mostraron preocupados. «Luego, cuando el médico del equipo habló con nosotros… Me entró una cosa por el cuerpo y comienzas a preocuparte. Adrián y yo fuimos los primeros en ir al hospital y allí nos tranquilizamos un poco al ver que estaba bien», comenzaba explicando el joven futbolista.

Pero su visita no pasó ni mucho menos desapercibida, pues mientras Sara encontraba de regreso a Portugal, Iker estuvo acompañado de su entorno. «Fui la primera persona a la que vio después del infarto, no puede tener un mal recuerdo mío», comentaba. De hecho, recordaba a la perfección las primeras palabras de su amigo Casillas: «¿Qué estáis haciendo aquí? Id a casa a descansar que yo estoy bien«. El guardameta no quería que saltaran las alarmas y, entonces, ni siquiera él era consciente de lo mucho que cambiaría su vida en los siguientes meses.

Un año del día que cambió su vida

Iker Casillas ha demostrado en todo este tiempo que es una persona muy positiva. De hecho, no ha parado de compartir mensajes cargados de aliento para superar las situaciones difíciles. Hay que recordar que no ha sido un año fácil para la familia Casillas Carbonero, que poco después del infarto del portero, tenía que hacer frente a otro problema de salud. Esta vez el del cáncer de Sara Carbonero.

Poco después de que sufriera el infarto, que recorrió todo el mundo, Iker Casillas reaparecía en las redes sociales para tranquilizar a todos sus seguidores, que se mostraron muy preocupados durante los momentos posteriores a que saltara la noticia. «Todo controlado por aquí, un susto pero con las fuerzas intactas. Muchísimas gracias a todos por los mensajes y el cariño», decía emocionado con una foto desde la cama del hospital.

Iker y su regreso a España ¿cada vez más cerca?

Antes de que estallara la crisis del coronavirus en España, Iker Casillas confirmaba la noticia sobre su presentación a la presidencia en la Real Federación de Fútbol Española, lo que le obligaría a empezar una nueva etapa profesional en Madrid. En el mes de febrero anunció su candidatura. «Sí, me presentaré a la Presidencia de la RFEF cuando se convoquen las elecciones. Juntos vamos a poner nuestra Federación a la altura del mejor fútbol del mundo: el de España», dijo en su cuenta de Twitter. Tal y como desveló SEMANA, él y Sara estaban muy emocionados con esa nueva aventura.

Mientras tanto, Iker Casillas continúa en Oporto, donde está pasando el confinamiento con su mujer y sus dos hijos, Martín y Lucas. Habrá que esperar para ver cuándo se retoma la actividad en el fútbol y ver las posibilidades que tiene el portero de ser el nuevo presidente de la federación.