Mucho se ha hablado de la noche en la que se dinamitó la cordialidad en el matrimonio de José Ortega Cano y Ana María Aldón, así como la de Gloria Camila Ortega con su madrastra. La relación de la joven y la esposa de su padre no atraviesa por un buen momento y el tiempo no hace más que cronificar estas circunstancias. Tanto, que la propio colaboradora de ‘Ya es verano‘ ha aprovechado su plató para hacer frente a las últimas habladurías, que afirmaban que en su familia las aguas estaban volviendo a su cauce. Nada más lejos de la realidad, parece que no hay acercamiento y Gloria Camila tampoco quiere vender humo y reconoce que no se ha producido conversación alguna que propicie el regreso del bueno rollo y el final de los rumores de separación del matrimonio.

Foto: Ya es verano
Foto: Ya es verano

En medio de esta guerra mucho se habla de la supuesta discusión que se protagonizó en la casa de Madrid en la que residía el matrimonio cuando aún era feliz. Ella no quiere hablar en primera persona de lo que sucedió en el interior de la vivienda, pero sí que ha querido dejar claro algunos puntos, pues entiende que hay cierta confusión por la cantidad de versiones que se han ofrecido y por testimonios de personas que, según Gloria, ni tan siquiera fueron testigos, aunque así se vendan en los platós. Es el caso de Suso, compañero de Ana María Aldón en ‘Viva la Vida’, que asegura que fue testigo del encontronazo y dio detalles que ahora se comprueba que ha crispado los nervios de la hija de José Ortega Cano.

«Parece que todo el mundo estaba en mi casa menos mi padre. Suso ni siquiera llega a entrar. Él se queda en unas escalerillas que hay en el acceso a la casa», asegura ella, que además pone en duda que pudiese escuchar la conversación que se produjo en el interior de la vivienda, pues mantiene que ni tan siquiera se produjo a gritos, como se comenta. Ahora bien, por si acaso, Gloria Camila se protege de posibles inconvenientes futuros y deja claro que si se publican audios de aquella conversación o se desvela su contenido, al haberse producido en la intimidad de un hogar, supondría un delito. ¿Qué más le da que pueda publicarse si no hubo nada?

Foto: Ya es verano
Foto: Ya es verano

Gloria Camila se escuda en su derecho a no hablar de un suceso íntimo producido en la intimidad de su casa. No quiere afirmar ni tan siquiera que hubiese una «discusión», aunque acepta «debate» como sinónimo a lo ocurrido «como en todas las casas». Una conversación en la que la protagonista reconoce que hubo gritos, aunque ella prefiere mantener que «en mi casa puedo hablar lo alto que quiera», aunque sigue en sus trece a la hora de negar una discusión: «Cuando yo llego no había prensa en casa. La prensa llega cuando llega Ana María, porque han seguido a su coche. ¿Tú crees que yo voy a discutir a gritos en el exterior sabiendo que hay prensa fuera?«.

Pero aunque Gloria Camila niegue ahora la existencia de cualquier confrontación en la noche de autos, esa noche su padre abandonó la vivienda conyugal y durmió en casa de su hija. No quiere entrar a valorar qué empujó a Ortega Cano a dormir fuera de su hogar, lejos de su mujer. Gloria se pone misteriosa: «Quizá le apetecía dormir conmigo», aunque no quiere desvelar de quién fue la decisión de pernoctar fuera. Gloria Camila se cierra en banda, pese a la insistencia de sus compañeros de ‘Ya es verano’. No quiere hablar sobre la discusión de la polémica sobre la que existen infinidad de versiones y sobre la que los protagonistas no se han pronunciado aún. Al menos hasta ahora, siendo ella la primera en hablar, para negar casi todo, incluso su existencia misma.

¿Qué edades tienen Gloria Camila?

La joven tiene ahora 26 años.