Tamara Falcó ha abandonado el domicilio que compartían en Madrid en el barrio de Justicia ella y su novio. La socialité lo alquiló hace aproximadamente dos años para vivir mientras terminaban la obra de su espectacular ático, una vivienda por la que paga aproximadamente 3.000 euros al mes. Es grande, luminosa, decorada a la última y, además tiene una terraza que sirve para respirar aire fresco, aunque Tamara ahora haya decidido poner tierra de por medio. Este piso le recuerda mucho a su ex y prefiere volver con su madre, evitando así estar en las cuatro paredes que han sido testigos de su amor. Dos años después de comenzar su relación se ha roto al salir a la luz la infidelidad de Íñigo Onieva, la cual ha reconocido el empresario en un comunicado en el que pide perdón a Tamara y su familia.

Tamara Falcó Íñigo Onieva
Redes sociales

Fue SEMANA quien adelantó que Tamara Falcó alquiló esta casa en el mes de diciembre de 2020. Aunque otros medios aseguraron que iba a ser su oficina, nada más lejos de la realidad. Tamara allí vivió, compartió noches con Íñigo Onieva y, de hecho, este apartamento se convirtió en su casa durante muchos meses hasta que su relación ha hecho aguas. Era su casa de forma provisional, pero lo habían decorado de tal manera que parecía un hogar en toda regla. Independizados, allí esta ya extinta pareja disfrutaba de un amor por el que ahora la socialité no deja de llorar. Según se ha dicho, él tampoco lo está pasando nada bien y, aunque ha hablado con su suegra para ponerse en contacto con Tamara, no ha sido posible.

Tamara Falcó está esperando a que el espectacular piso que ha comprado sea entregado y ella pueda mudarse, empezando allí desde cero. Está ubicado en la zona de Puerta de Hierro, muy cerca de la mansión de su madre y donde además tendrá una casa con acabados de lujo, piscina, gimnasio, garaje y trastero, entre otras comodidades. No te pierdas las fotos de la casa que compartían Íñigo y Tamara hasta hace tan solo unos días.