Por primera vez, la joven se ha sentado en un tendido para ver torear al diestro. Pero lo no lo ha hecho sola: la acompañaba su cuadrilla de amigos.


Ana Soria, novia de Enrique Ponce, ha tomado una importante decisión. Por primera vez, la joven se ha sentado en un tendido para apoyar al diestro y verlo torear. Se esperaba que lo hiciera el pasado sábado, cuando éste regresaba a los ruedos en la plaza de toros de Osuna (Sevilla), pero no lo hizo. Tampoco asistió a la histórica corrida del domingo 2 de agosto en la que el valenciano celebraba los 30 años de su alternativa de Navas de San Juan. Ha sido esta tarde durante un festejo en Huelva cuando la estudiante se ha dejado ver sentada en una grada taurina.

En su primera vez como espectadora de Ponce no ha estado sola. La acompañaba su fiel cuadrilla de amigos. La misma con la que tantas veces la pareja ha disfrutado de buenos momentos este verano. Los amigos de toda la vida de la almeriense no han querido perderse a Ponce enfrentándose a un astado, así que han arropado a Ana en esta importante cita.

No le ha quitado ojo a la faena de Ponce

La joven, con la melena suelta y un ligero vestido lencero, ha prestado mucha atención a la faena. En algunos momentos, incluso, ha sido incapaz de ocultar su nerviosismo, llevándose las manos a la cara como gesto evidente de preocupación cuando Ponce se arrimaba mucho al animal.

Ana Soria ha sorprendido a todos presentándose en una plaza de toros. A ratos tranquila, a ratos inquieta, no le ha quitado ojo al matador. Ha estado muy pendiente de sus movimientos, de todos y cada uno de sus estoques. Y ha sido testigo, por fin, de la maestría de su chico con el capote y la espada.

En un principio su ausencia en las gradas se interpretó en un principio como una declaración de principios. Muchas parejas de toreros no acuden a la plaza, bien por miedo, por respeto o por evitar sofocones. Otras, en cambio, sí disfrutan viendo a sus enamorados lidiando animales de entre 300 y 500 kilos de peso.

Ana, arropada por sus amigos

Sus amigos también han estado al tanto de los movimientos de Ponce. El de Chiva ya es uno más en el grupo de amigos, y se ha adaptado muy bien a la dinámica del grupo. Todos han disfrutado enormemente del festejo.

Poco antes de que comenzara la corrida, Enrique Ponce compartía en sus redes un mensaje en su cuenta de Instagram. «Muy despacito y a compás…! Volver a sentir el alma llena…!!! #navasdesanjuan #sentir #despacito #soñar #amareltoreo #enriqueponce«, publicaba.

Enrique Ponce: «Te amo más que a mi vida, FOREVER»

 

Hace unos días, la pareja se cruzaba bonitos mensajes de amor en las redes sociales. «El corazón más noble que he conocido nunca. Te quiero (más que ayer, y menos que mañana) ❤️», escribía Ana. A lo que el torero respondía con toda una declaración de intenciones: «Te amo más que a mi vida, FOREVER».