La que fuera gran amiga del rey Juan Carlos solicita al príncipe Casimir zu Sayn-Wittgenstein-Sayn 682.000 euros.


Corinna Larsen, quien durante un tiempo fue una gran amiga para el rey Juan Carlos, ha demandado a su exmarido, el aristócrata alemán Casimir zu Sayn-Wittgenstein-Sayn,  por un préstamo de más de medio millón de euros que no le habría devuelto. El juez ha decretado que aunque el príncipe Casimir, segundo marido de Corinna y padre de su hijo Alexander, no tiene domicilio conocido podría recibir los documentos por medios electrónicos alternativos.

Según publica el diario británico ‘Daily Mail’, el príncipe alemán -miembro de la antigua casa Sayn-Wittgenstein-Say- estaría utilizando su estilo de vida nómada para evadir el pago a su exmujer. En su patrimonio figura el castillo Sayn de Baviera, una importante construcción que cuenta con 800 años de historia, un piso en el prestigioso barrio londinense de Knightsbridge y una casa en Uruguay. La demanda por la que ahora se convierte en noticia es por un préstamo de 600.000 libras -alrededor de 682.000 euros- que le habría dejado durante el periodo que transcurre entre los años 2010 y 2013. Cabe recordar que Corinna, de 56 años, vive actualmente en la capital inglesa y estuvo casada con el príncipe durante cinco años y se divorciaron en 2005.

Según ha señalado el Tribunal Superior de Justicia de Londres su demanda se produce después de que este, casado actualmente con la modelo estadounidense Alana Camille Bunte, diera evasivas a las cartas de Corinna en las que le solicitaba la devolución del mencionado préstamo. Según lo publicado, el juez habría determinado que los mensajes de Corinna -a través de correo electrónico y WhatsApp- valdrían como notificaciones formales. Y es que los abogados de Corinna han señalado que su exmarido se encuentra totalmente ilocalizable.

Según ha afirmado recientemente su actual mujer, la pareja estaría residiendo en Uruguay, pero los investigadores no les han encontrado allí. El préstamos podría haber sido una ayuda de su exmujer en tiempos difíciles en los que acusó unas «circunstancias financieras irregulares». Este tema está en manos de los abogados de Corinna desde el pasado mes de octubre, y el tribunal ha señalado lo siguiente en favor de Corinna: «No ha reembolsado ninguna parte de los préstamos».

Por el momento, no se han podido hacer entrega de los documentos físicos de la demanda ya que se desconoce el paradero del aristócrata. Pero el juez habría ordenado el pago de 28.000 libras en concepto de facturas pendientes por su defensa. «Es discutible que el príncipe Casimir haya intentado activamente evadir los esfuerzos hechos en su servicio». Asimismo, no existe una fecha para que este tema se resuelve en los tribunales. 

El último encuentro del rey Juan Carlos con Corinna

Corinna se convirtió en un personaje muy conocido en nuestro país por su estrecha relación con el rey Juan Carlos. Ambos tuvieron una gran amistad entre los años 2004 a 2012. El último encuentro que mantuvieron juntos data de marzo de 2019 en Londres. Una controvertido reunión que se habría celebrado unos días después de que los abogados de la alemana hubieran mandado una carta al rey Felipe. En esta misiva, según han confirmado los abogados de Corinna, le anunciaron que era  «segundo beneficiario» de la Fundación Lucum. Esta es considerada una sociedad ‘offshore’ a través de la que el Rey emérito ocultó 100 millones de dólares, regalo de Arabia Saudí.

El Emérito se trasladó hasta Londres y se reunió con la alemana con el objetivo de entablar “un diálogo de buena fe”, sin pedir contrapartidas “indebidas”. Corinna deseaba, entonces, que se pusiera fin a “la campaña de abuso” de la que se consideraba víctima al ser investigada por la Fiscalía de Suiza. En este encuentro, don Juan Carlos le trasladó personalmente el mensaje de que ni él, ni mucho menos su hijo podían intervenir en causas judiciales.