Según el resultado del análisis médico-judicial de ADN, Alexis no es hijo biológico del humorista y ex pareja de María Teresa Campos.


Este martes, Alexis Ledgard ha recibido una noticia que no esperaba. Su abogado, Fernando Osuna, ha anunciado el resultado del análisis médico-judicial de ADN realizado en el Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses de Las Rozas, Alexis no es hijo biológico de Bigote Arrocet. El joven había presentado en 2019 una demanda de filiación contra el humorista con el fin de ser reconocido legalmente como hijo del ex de María Teresa Campos. 

El resultado de las pruebas de paternidad al que se sometió Edmundo el pasado mes de febrero ha sido fulminante: Alexis no tiene lazo alguno de consanguinidad con él. La noticia ha decepcionado profundamente a Alexis, que estaba convencido de que el chileno era su progenitor. Incluso el propio Arrocet había confirmado de manera oficiosa a los medios de comunicación que era su padre.

Alexis Ledgard siempre creyó que su nacimiento fue fruto de la relación extramatrimonial entre el humorista y su madre, Anette Ledgard, hija de Kiko Ledgard, presentador del famoso concurso televisivo «1,2,3 Responda otra vez». Edmundo entonces estaba casado con Rocío Corral y Maximiliano, el menor de sus tres hijos, tenía 2 años. Fue en 2016, cuando el idilio entre Arrocet y Campos salió a la luz pública, cuando Alexis Ledgard empezó a pasearse por los platós de televisión reclamando ser hijo de Bigote. Llegó a presentarse públicamente con el apellido del cómico, quien nunca se opuso a que lo utilizase.

 La decepción de Alexis a saber que Bigote no es su padre

La reacción de Alexis Ledgard al conocer la noticia no se ha hecho esperar. «Me he enterado igual que vosotros, hoy mismo. Me lo ha dicho Fernando Osuna. Estoy bastante en shock. Voy a trabajar todo lo que pueda, porque estoy en shock. Es todo muy raro», admitía. «Mi abogado me ha llamado. Él también está estupefacto». Osuna, especializado en casos de hijos no reconocidos de personajes famosos, es uno de los abogados más conocidos del país en defender los intereses de quienes reclaman la paternidad de nuestras ‘celebrities’. Entre ellos, Javier Santos, hijo de Julio Iglesias, y José Daniel Baute Arellán, hijo de Carlos Baute, o

 La decepción de Alexis a saber que Bigote no es su padre

Saber la verdad le ha caído como un jarro de agua fría porque tanto él como Bigote daban por hecho que eran familia. «Por supuesto que sorprende. Él lo ha aceptado siempre…. Él se lo ha creído. He estado hablando con él todas las Navidades. Me ha llamado pijito, yo papá. Y de repente no sabes de dónde vienes. Pero por mis actuaciones estoy muy contento», ha explicado. Lo que no más le cuesta comprender ahora es por qué su madre le hizo creer que Bigote era su padre. «Que una madre que te haya engañado durante 40 años, no sé… Ahora mismo hay muchas preguntas». En este sentido, ha señalado que aún no se ha puesto en contacto con ninguno de ellos. «¿Qué voy a hablar? Con mi madre… necesito tiempo».

«Mucha gente me ha dicho: ¡¿Por qué haces esto de la demanda?’ Pues ya lo tenéis», ha añadido Ledgard. Todo este proceso, asegura, le ha causado «muchos daños morales», por lo que necesita un tiempo para reflexionar y asimilar las cosas. Y es que todos sus planes y todas sus ilusiones se han ido al traste. El juicio de paternidad de Edmundo, previsto para el 14 de diciembre de 2020, queda suspendido tras los resultados de las pruebas.

Bigote se sometió a las pruebas de ADN el pasado febrero

Después de años de idas y venidas, el ex de María Teresa Campos accedía el pasado mes de febrero a realizarse la prueba de ADN que le exigía el juez y que respondía a los intentos de Ledgard por demostrar que es su hijo en los tribunales. Arrocet acudía al Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses tras no asistir a la anterior cita, fijada inicialmente para el pasado 13 de enero, y a la que no fue al alegar no haber recibido la notificación. Entonces, el humorista respondía así a los periodistas que aguardaban en las instalaciones de este órgano técnico adscrito al Ministerio de Justicia: «Hay que cumplir con la ley».