Tras anunciar que padece cáncer de pulmón, Mila encontrará todo el apoyo del mundo en su hija, Alba Santana.


Esta tarde Mila Ximénez ha anunciado en ‘Sálvame’ que padece cáncer de pulmón. «Tengo un tumor, un cáncer de pulmón«, confesaba.

Todo ha sido muy rápido. Los primeros síntomas llegaron con unos fuertes dolores de espalda. «Tenía muchísimos dolores de espalda en ‘La última cena’, me dolía muchísimo la espalda. Hablé con María Teresa Campos para hacerme una resonancia. Pensé que tenía un pinzamiento en la espalda». Pero se trataba de algo más grave. «El diagnóstico es que tengo un tumor, un cáncer de pulmón. Ese es el diagnóstico», señalaba la andaluza.

Mila ha anunciado que le ha resultado muy difícil decir esta noticia a la audiencia en pleno directo. Antes de hacerlo público ha hablado con su hija Alba y la ha informado de todo. «No lo he contado porque necesitaba hablar antes con mi hija. Ella no se lo esperaba. No se lo podría contar hasta que mi médico me dijera qué nombre tenía y qué tratamiento iba a hacer. He pasado mucho miedo». Cuando le diagnosticaron la enfermedad, sintió pánico: «Tengo miedo a morir».

Comenzará el tratamiento de quimioterapia la semana que viene. «Me lo van a tratar. Está localizado, no se le puede pegar un tiro porque hay ramificaciones que no están muy controladas y hay que hace sesiones de radioterapia y quimioterapia. Empiezo la semana que viene la quimio. Esta semana ya tengo una prueba para ver qué movimiento tienen las células cancerígenas o si están localizadas. Son seis tratamientos cada seis semanas durante unos seis meses, Voy a intentar hacer vida normal. No quiero que me miren como a una persona enferma. Voy a ir fuerte y en septiembre me voy a incorporar», añadía. Entre lágrimas, Mila no ocultaba sus temores: «Estoy asustada, pero lo vamos a conseguir. No va a poder conmigo este puto bicho. He salido de cosas peores. El cáncer no va a poder conmigo».

Alba, el motor que mueve la vida de Mila Ximénez

No cabe duda de que en esta dura etapa que afronta ahora su mayor apoyo será su única hija, Alba Santana, nacida en 1984, fruto de su relación con el extenista Manolo Santana. Madre e hija mantienen una excelente relación. La admiración y el cariño son mutuos.

Mila no suele hablar en detalle de cómo es su relación con Alba, pero sí lo hizo a corazón abierto durante su paso por ‘GH VIP 7’, donde quedó tercera finalista. Cuanto le tocó hacer ‘La curva de la vida’, la andaluza contaba que el nacimiento de su hija ha sido el momento más feliz de su biografía. Sin embargo, los dulces años de su primera infancia se vieron truncados tras su separación de Manolo Santana. Aquello supuso una ruptura total: «Perdí completamente el timón de mi vida», confesaba.

Tras su doloroso divorcio del exdeportista, «vivía en casas que me iban dejando, pero no recuerdo como entré ni como salí. En ninguno de esos años fui feliz». Fueron años durísimos en los que «estaba tan mal de dinero que prácticamente vivía dentro de un coche». Cuando Alba tenía 12 años la expareja consideró que lo mejor para su hija era que se quedara junto a su padre porque Mila solo quería «alejarla de cualquier cosa que pudiera hacerle daño». Separarse de su pequeña fue la parte más dura en esta etapa, en la que llegó a pensar en el suicidio. Por suerte, ser madre y el amor que sentía por Alba fue su tabla de salvación. «Si mi hija Alba no hubiese estado, la vida me hubiera llevado a no seguir viviendo», ha confesado.

Así apoyaba Alba a su madre a su paso por ‘GH VIP 7’

La prueba de que a día de hoy la relación entre madre e hija es excelente se cristalizó en diciembre de 2019, cuando Mila entraba en la recta final de ‘GH VIP 7’. Entonces, la joven viajaba desde xx, donde vive con su marido e hijos, a la casa de Guadalix de la Sierra. Allí manifestaba ante la audiencia lo contenta que estaba de ver a su madre en la final del ‘reality’. «Me ha sorprendido su capacidad de superación. Cada uno ha tenido que pasar lo suyo, pero conozco a mi madre y sé lo que ha pasado», decía. «Es difícil que yo dé una opinión como espectadora. Como hija la conozco muy bien. Sé perfectamente lo que ha tenido, lo que ha superado. Cada día ha sido un mundo y la veo muchísimo mejor ahora».

Durante su visita a la casa, Alba declaraba que a su madre le cuesta mucho «quererse a ella misma», porque es «dura consigo misma». Y apuntaba que «para ella sentirse tan querida por las concursantes ha sido importante. Esto es el fruto de tres meses de trabajo. Se puede ir muy contenta y el sentimiento para ella es lo más importante». En su emotivo reencuentro, Alba se despedía de la sevillana con unas sinceras palabras: «Te quiero tanto, estoy tan orgullosa de ti. Me ha encantado todo. Te lo juro. Estoy muy contenta de que hayas venido. Te he conocido más que nunca. Eres muy valiente, mamá. Mucha fuerza. Estás guapísima».

Alba Santana, casada con Aviv Miron desde el año 2006, ha dado dos nietos a la colaboradora: Alexander  y Victoria. En la actualidad, la joven vive actualmente en Ámsterdam, pero pronto se trasladará a Madrid para acompañar a su madre durante su tratamiento. En estos momentos, Alba y sus dos pequeños son el motor que mueve la vida de Mila. «Os juro por mis nietos que voy a salir adelante. Voy a salir de ésta. Jamás le he roto a mi hija un juramento. De esta salgo«, zanjaba en ‘Sálvame’.