Se trata del hogar en el que vivió el matrimonio durante su primera etapa de recién casados. Abandonan la vivienda debido a que se han asentado en Madrid.


Laura Escanes y Risto Mejide han tomado una importante decisión para cerrar este año. El matrimonio deja definitivamente el piso que tenían en Barcelona y que fue su hogar durante su primera etapa de recién casados. Una acogedora casa que cuenta con un gran salón y un envidiable vestidor situado en una zona acomodada de la ciudad condal. Un coqueto piso decorado al detalle del que te mostramos todas las fotos.

Instagram

Cuando estrenaron la casa que hoy cierran, en febrero de 2018, Laura Escanes realizó un completo tour por la vivienda. Una visita que hoy recuperamos para ver cómo es el hogar en el que fueron felices durante su etapa de recién casados. Está decorado con mucho estilo en tonos neutros con el asesoramiento de Kenay Home. Destaca su amplio salón con dos zonas, comedor y sala de estar. Un lugar perfecto para desconectar del día a día, recibir visitar, descansar viendo una peli o leer un buen libro. Cuenta con una amplia librería en el que se almacenan las lecturas preferidas de la pareja.

Kenay Home

La madera aporta calidez a toda la vivienda en la que prima el color blanco. El vestidor era uno de los espacios preferidos de la ‘influencer’ donde tenía ordenadas todas sus prendas. Una zona muy juvenil en la que había colocado un papel pintado de palmeras que daba un estilo tropical a la estancia. En el mismo contaba con una agradable y sencilla zona de tocador.

Kenay Home

El dormitorio principal del matrimonio tenía una pared pintada en un color potente, verde turquesa, que contrastaba con el cabecero de la cama, en blanco. A juego con las mesillas, una a cada lado. La iluminación tenía un papel destacado con dos apliques de pared fabricados en metal de color oro, al igual que la lámpara de techo estilo geométrico. La cocina, también en color blanco, estaba completamente equipada y seguía líneas rectas. Contaba, además, con una cómoda zona para el desayuno. Por último, en la casa no faltaba una agradable terraza para evadirse al aire libre.

Una importante decisión

Esta decisión se debe a que el matrimonio se ha asentado durante los últimos años en la capital debido a motivos profesional. «Roma va allí al cole y nosotros trabajamos en Madrid así que era un paso que teníamos que hacer y decir adiós al piso grande de Barcelona». La joven reconoce que le da mucha «penita porque han sido años muy importantes, pero también es una liberación decir adiós y cerrar etapas».

Kenay Home

La ‘infuencer’ ha explicado que seguirán teniendo una vivienda en Barcelona, pero será de dimensiones más reducidas para cuando deban viajar a la ciudad. «Hace unos años era al revés. Vivíamos en Barcelona y teníamos un piso pequeño en Madrid. El presente es otro. Vivimos en Madrid y tendremos un piso pequeño en Barcelona». Concluye con la siguiente promesa: «Donde sea, pero juntos».