Elena Furiase y su novio, Gonzalo Sierra, tenían planes de boda para el mes de septiembre, pero la delicada situación con el coronavirus han echado por tierra los preparativos


Lo habían llevado con mucha discreción, ya que no querían que, de momento, su boda, prevista para septiembre del presente año, trascendiera a los medios y se fijase en ellos la atención mediática. Pero según ha podido saber SEMANA, Elena Furiase, de 32 años, y su novio, Gonzalo Sierra, de 27, que ya habían cursado la invitación a sus familiares y amigos más cercanos, finalmente no van a pasar por el altar. Al menos, no este año. El motivo es la crisis sanitaria que asola nuestro país y el resto del mundo ante la llegada del coronavirus a nuestras vidas, que ha provocado, como les ha ocurrido a tantas parejas, que sus planes de boda se vayan al traste.

Según fuentes cercanas a la pareja consultadas por SEMANA, Elena Furiase y Gonzalo Sierra han decidido posponer su enlace hace unos días debido a los rebrotes que se han producido en las últimas semanas, ya que Gonzalo pidió matrimonio a Elena Furiase durante el confinamiento. Desgraciadamente, los rebrotes les han hecho posponer el enlace para el año que viene, a la espera de que la situación mejore y puedan disfrutar sin miedos ni limitaciones junto a su familia y amigos del gran día.

La hija de Lolita Flores ha decidido aplazar su enlace con Gonzalo Sierra, previsto para septiembre, del que no se tenía constancia no les parece conveniente celebrar el acontecimiento en estas circunstancias. Así, en estos días y no sin pesar, Elena Furiase y Gonzalo se ha dedicado a avisar a sus invitados del aplazamiento de la ceremonia, ya que su intención es celebrar el enlace el próximo año 2021.

Una pedida de mano en plena cuarentena

Elena Furiase y Gonzalo Sierra nunca habían manifestado expresamente que tuviera intención de pasar por el altar. Sin embargo, el reciente confinamiento por el coronavirus, que tantas vidas ha cambiado, hizo a Gonzalo decidirse a hincar rodilla y pedir matrimonio a su novia, que, muy ilusionada con la espontánea propuesta, no dudó en pronunciar el ‘sí, quiero’, que les acercaría al altar. Eso sí, ahora SEMANA puede confirmar que estos planes se han quedado en el aire, a la espera de que el próximo año la situación sanitaria de nuestro país mejore y todos puedan disfrutar de su boda sin pensar en nada más.

Ahora, desilusionados aunque resignados con la situación, Elena Furiase y Gonzalo, que celebraron en diciembre su segundo aniversario como pareja, están disfrutando al máximo del verano. De hecho, les hemos podido ver pasando unos días de vacaciones en las playas de Cádiz, junto a su hijo Noah, que pronto cumplirá dos años, y también protagonizando una romántica escapada en pareja a Euskadi.