SEMANA ha tenido acceso al documento que Isabel Pantoja recuerda no haber firmado en el que se detallan los enseres que dejó en herencia Paquirri


Isabel Pantoja ha respondido al requerimiento notarial que el pasado martes el abogado de los hermanos Rivera Ordoñez depositó donde se le pedía a la tonadillera que entregara los enseres personales de Paquirri a sus hijos. La tonadillera lo ha hecho en el plazo legal de las 48 horas estipulado (este se terminaba esta medio día en torno a la 1 de la tarde), pero su respuesta ha sido negativa. Isabel Pantoja no acepta la petición de la entrega de enseres personales de Paquirri a Cayetano Rivera y Fran Rivera. La artista asegura que la petición se basa en un documento privado del año 1987, pero que no recuerda haber firmado este documento, por lo que se remite a la escritura de partición.

La prueba que demuestra que Isabel Pantoja sí firmó el anexo

SEMANA ha tenido acceso al anexo, que va junto a la escritura de partición, donde se señalan los enseres y bienes de Paquirri y el heredero de los mismos. Además, tal y como demuestran dichos documentos, todos ellos llevan la firma de Isabel Pantoja. Puestos en contacto con el abogado de los hermanos Rivera Ordoñez, Joaquin Moeckel, nos ha desvelado los pasos que van a seguir a continuación y asegura que «le vamos a refrescar la memoria» tras que la tonadillera asegurara que no se acuerda de firmar el anexo.

SEMANA

Para el abogado Moeckel, encargado de haber puesto el requerimiento notarial, «la excusa que ha dado es una excusa endeble porque decir que nos basamos en un documento anexo es un argumento nimio», asegura. Para Isabel Pantoja, no recuerdo haber firmado el anexo a la escritura de partición donde se detallan cada uno de los enseres y objetos personales de Paquirri. ¿Qué pasa ahora? El letrado nos contesta que «ahora es tan fácil como que se lo volvemos a mandar. Me va a hacer trabajar el doble y el lunes me toca volver a la notaría para mandarle el documento por conducto notarial».

SEMANA

El nuevo plazo al que se enfrenta la tonadillera

Cuando el lunes Joaquín Moeckel vuelva a depositar el requerimiento notarial, la tonadillera volverá a tener 48 horas de plazo legal para volver a responderlo. El letrado asegura que «Isabel Pantoja está alargando el proceso con excusas parvularias. Está jugando al despiste y que es una huida hacia adelante». Aún así, también saca algo en positivo y es que «Isabel Pantoja le ha dado importancia al requerimiento porque lo ha contestado dentro del plazo. Se lo está tomando en serio».

Joaquín Moeckel, abogado de Fran Rivera y Cayetano Rivera

A pesar de que el abogado ya aseguró a SEMANA que tras la vía civil (es la que han tomado), no descartarían la vida penal, de momento no quieren dar ese paso. De hecho, Francisco Rivera y Cayetano Rivera no le gustaría tener que llegar a ese punto, sobre todo porque al fin y al cabo es la madre de su hermano, Kiko Rivera. Ahora, volverán a hacer un requerimiento notarial para que la tonadillera recapacite y entregue los enseres a los Rivera Ordoñez para cerrar así este libro que lleva ya muchos años abierto. Está claro que todavía queda mucho que decir.

Estos son los objetos que Isabel Pantoja tendría en su poder

SEMANA desvela cuáles son los objetos que tiene que entregar Isabel Pantoja. La sentencia recoge con detalle los objetos y enseres personales que son propiedad de Fran y Cayetano. Ropa y utensilios de toreo, entre los que detalla «dos vestidos azul pavo y oro sin estrenar; un vestido corinto y oro, un vestido turquesa y oro, dos vestidos goyescos y un traje corto usados; un capote de paseo negro y oro sin imagen, un capote de paseo azul y oro sin imagen; dos camisas blancas de toreo; una capilla portátil con la cruz de Caravaca, dos medallas con cordones y un crucifijo; un fundón de piel para su hijo mayor, Francisco Rivera, las espadas y un descabello; 12 capotes, a repartir de entre los 24 existentes, sorteándose a razón de seis por cada hijo y el Sr. Rivera Pérez, y 4 muletas repartidas como en el caso anterior».

El listado concluye con «una cabeza de toro, a escoger de las que se lidiaron en la corrida de la Beneficiencia, y es resto de las cabezas sorteándose en dos lotes, uno de ellos para los hermanos Rivera Ordóñez. Además, un rifle anestésico, un proyector y una escopeta Aya, calibre 12; una máquina de cine S-8, un tomavistas y una tabaquera con los nombres de Carmina y Antonio».