Un vídeo de Walter White, personaje interpretado por Bryan Cranston en la serie Breaking Bad, ha revolucionado TikTok. En él aparece el actor cantando y bailando con enorme desparpajo unas de las canciones de Rosalía que está reventando las listas de éxitos este verano: ‘Despechá’. Las imágenes no han tardado en convertirse virales en las redes sociales. En sus primeras 24 horas tras ser colgado, el ‘tiktok’ ha sumado 2,4 millones de visualizaciones y 215.000 ‘me gusta’. Y, en apenas cuatro días, ha alcanzado cuatro millones de visualizaciones. Lo más increíble es que el vídeo que tanto ha dado que hablar es falso: no es más que un deepfake. Sí, aunque el que parece contonear las caderas es el actor estadounidense, lo cierto es que se trata de imágenes creadas con técnicas de inteligencia artificial.

De hecho, la cuenta que ha compartido el vídeo en TikTok, llamada @mr__heisenberg, pertenece a un usuario que publica contenido relacionado al personaje de Bryan Cranston utilizando sofisticados métodos de edición digital. La verdad es que cuesta creer que no se trate realmente del intérprete, ya que parece el mismísimo Cranston.

A muchos le ha tocado ver el vídeo varias veces antes de asimilar que la imagen que ven no es la del actor dándolo todo a ritmo de Rosalía, sino un producto de ‘laboratorio’ creaod con las técnicas más modernas. Unas capaces de editar el rostro de cualquier persona y darle la apariencia de cualquier famoso. Suena increíble, pero es así.

De lo que no cabe dida es que el lanzamiento de ‘Despechá‘ ha revolucionado tanto a gente anónima como rostros conocidos. Hasta ahora ya hemos visto bailando la canción de la artista al ex torero José Ortega Cano. El diestro ha sacado partido a su estancia en su ático de Costa Ballena (Cádiz) y ha demostrado que sabe divertirse. Así, hemos visto una faceta nueva del padre de Gloria Camila Ortega mientras mueve sus caderas acompañado de su hermana. También hemos visto a Joaquín Sánchez haciendo de la canción y el baile el himno del “MotoBetis”… y ahora al personaje de Walter White siguiendo la coreografía más pegadiza del momento.