Pamela Anderson se ha casado por sorpresa con su guardaespaldas en una boda íntima sin familia ni amigos. El look nupcial es de lo más original y es que lo ha diseñado su propia hermana


La vida amorosa de Pamela Anderson es tan ajetreada que es fácil perderse. Si no sigues de cerca los avatares de su vida privada, es sencillo que creas que está casada con uno o con otro, cuando quizá haya roto su matrimonio por sorpresa. En julio de 2019, la afamada actriz anunciaba el fin de su relación con el futbolista Adil Rami, quien había sido su novio durante los últimos dos años. Este fracaso sentimental le había dejado psicológicamente hundida y decía estar “devastada” tras haber descubierto por sorpresa que era un “monstruo” que llevaba una “doble vida” con otra mujer. No obstante, pese a estar muy mal anímicamente, seis meses después logró recomponerse y encontrar un hueco en su corazón para otro hombre, quien sería su ya quinto marido, el magnate de Hollywood Jon Peters.

Pamela Anderson aseguraba que Jon Peters era el gran amor de su vida y es que decía que llevaba 35 años enamorada de él y por fin el destino les había situado en el mismo lugar, solteros y abiertos al amor. De ahí que tomarán la sorprendente decisión de casarse, aunque la estabilidad en su matrimonio duró un suspiro, tan solo dos semanas, más bien 12 días después de jurarse amor eterno y compartir su felicidad con el mundo. Una ruptura que desató una guerra mediática, entre acusaciones cruzadas que dejaban a Pamela Anderson con la sombra de haberse aprovechado del millonario. El tiempo pasó y su romance exprés cayó en el olvido.

Ahora, Pamela Anderson ha vuelto a sorprender a propios y extraños y es que ha sumado a su exclusiva lista de maridos al sexto integrante: su guardaespaldas, Dan Hayhurst. La actriz de ‘Los vigilantes de la playa’ ha dado el ‘sí, quiero’ el pasado 25 de diciembre, día de Navidad, a su empleado que, además de velar por su seguridad e integridad física, también parece que ha hecho buenas migas con su jefa, tal y como han desvelado este miércoles desde ‘The Daily Mail’.

En la citada publicación se detalla que la boda entre Pamela Anderson y su guardaespaldas fue de lo más íntima, en la que ni tan siquiera acudieron familiares y amigos cercanos de la pareja. Parece ser que una invitación de boda de Pamela Anderson en el buzón de sus allegados ya no sorprende, aunque lo cierto que detrás de esta decisión está el cuidado que la pareja ha demostrado tener a la hora de favorecer la propagación de la pandemia del coronavirus. Para evitar que se produzca un brote que cause estragos entre sus seres queridos, han optado por casarse sin hacer demasiado ruido e informar de su decisivo paso una vez que han intercambiado alianzas.

La boda tuvo lugar en los terrenos que colindan la mansión que Pamela Anderson posee en la isla de Vancouver. Concretamente se ubicó en el patio trasero de la vivienda que un día perteneció a los abuelos de la actriz. Y si secreta ha sido la boda, también secreto parece haber sido su romance. Ahora que ya ha pasado un mes, ya no tiene nada que ocultar y no duda en compartir detalles de su enlace: “Me casé en esta propiedad como hicieron mis padres, quienes todavía siguen juntos. Así que siento que he cerrado el círculo. Creo que este sitio tan romántico tiene mucha energía curativa, me siento en paz aquí”, confesaba enamorada.

Aunque su relación laboral es longeva, el amor entre ellos surgió en pleno confinamiento del coronavirus, con tantas horas muertas sin poder salir de casa, nació la chispa de la pasión. Un amor que parece sólido, tanto como para oficializarlo con alianzas de por medio en una boda en la que Pamela Anderson lució un vestido diseñado por su hermana Janet. Se trataba de un look nupcial blanco vintage con mangas estructuradas, un largo velo y un pequeño ramo de rosas blancas y rosas. Eso sí, el detalle estrella de su look nupcial llega con unas botas de agua con los que la actriz dice haber sacado “la chica canadiense que hay en mí”.

“Este año juntos se ha hecho como si llevásemos toda la vida. Estoy enamorada. Nos casamos en Nochebuena con la bendición de nuestras familias, todos los que conocemos están felices por nosotros”, explica Pamela Anderson a ‘The Daily Mail’ tras desvelar su boda bunker. También habla de la tarta que endulzó el día más feliz de su vida, o el sexto, según se mire. Se trataba de una tarta vegana casera, que tan solo contaba con dos pisos, algo austero, pero acorde con los comensales que le darían buena cuenta al pastel.

¿Luna de miel? De eso nada. Pamela Anderson reconoce que si ha decidido casarse con el hombre del que está enamorada sin la presencia de sus seres queridos por miedo al coronavirus, sería impensable planear un viaje en tiempos de pandemia. “Para mí todos los días son luna de miel”, confiesa la actriz, que ya tendrá tiempo de celebrarlo como se merece.