Stephanie Seymour ha perdido a un hijo por «una larga enfermedad», aunque hace alusión a la adicción de Harry Brant, de 24 años, a medicamentos recetados. Su muerte se debe a una «sobredosis accidental», o eso es lo que dicen desde la familia


La tragedia se instala en casa de Stephanie Seymour tras la muerte de uno de sus hijos a la temprana edad de 24 años. La que fuese una de las supermodelos mejor valorada de los años 90 y uno de los primeros ángeles de Victoria’s Secret está destrozada tras anunciar que su hijo, Harry Brant, ha fallecido a consecuencia de una “larga enfermedad” que, en este caso, no se trata de un cáncer, como suele denominarse para evitar pronunciar esta palabra, sino por una sobredosis. El joven ha gozado de una gran fama y popularidad y es que era considerado uno de los jóvenes más apuestos de Nueva York y sus movimientos en la moda y las redes sociales eran seguidos por los medios y el público con atención, como también le sucede a su hermano Peter. Sin embargo, su vida se ha truncado de manera precipitada y, al parecer, de forma accidental.

El cuerpo sin vida del hijo de Stephanie Seymour ha sido encontrado sin vida el pasado domingo en su domicilio. Al parecer, su muerte ha sido causa de una “sobredosis accidental de medicamentos recetados”, tras varios años tratando de lidiar con una adicción, como así ha destacado ‘The New York Times’. Una versión que se acerca a lo dicho oficialmente por la familia, que ha dado a conocer su tragedia a través de un comunicado de prensa: “Siempre estaremos entristecidos de que su vida se haya visto truncada por esta devastadora enfermedad”, señalan.

En este texto compartido por la familia de Stephanie Seymour no solo se informa de su muerte y las causas que rodean a la desaparición del joven Harry Brant, también se recuerdan sus grandes triunfos, pese a estar comenzado, por así decirlo, su vida. “Logró mucho en 24 años, pero nunca tendremos la oportunidad de ver cuánto más podría haber hecho Harry. Él no era solo nuestro hijo. También era un hermano maravilloso, un nieto cariñoso, un tío favorito y un amigo cariñoso. Era un alma creativa, amorosa y poderosa que trajo luz al corazón de muchas personas. Era realmente una persona hermosa por dentro y por fuera”, continúa leyéndose en el sentido comunicado que la familia ha querido compartir para explicar su muerte y también lo que supuso para ellos su vida.

Harry Brant es fruto del segundo matrimonio de Stephanie Seymour con el millonario Peter Brant. Antes probó suerte en el amor con el guitarrista Tommy Andrews, con el que tuvo a su primer hijo, Dylan Thomas Andrews. Después de varias relaciones, la supermodelo se volvió a casar con Peter Brant, quien le dio otros tres hijos, dos niños -Peter y Harry-, así como una niña, la pequeña Lily Margaret, que ya tiene 16 años. Tanta fama han cosechado los hijos varones de Stephanie Seymour, que llegaron a ser considerados por la prensa estadounidense como “los príncipe de Nueva York” y es que su popularidad crecía como la espuma, hasta que esta tragedia ha truncado la ascensión, al menos, de Harry Brant.