Te mostramos algunos de los rincones de la casa de la hija de Verónica Forqué, María Iborra, una vivienda abuhardillada en Madrid.


Verónica Forqué volvía a ser noticia esta semana una vez más. La productora de televisión Shine Iberia ha decidido eliminar las imágenes de la actriz de ‘MasterChef junior’ y ‘Maestros de la costura’ antes de que se emitan por respeto a la familia. No quieren alimentar el dolor, ni arriesgarse a que se traten de un modo incorrecto, por lo que no emitirán su participación. Mientras tanto su hija, María Iborra,  trata de seguir con su vida y así lo evidencia en sus redes sociales, donde publica parte de sus trabajos. Es artista performance y realiza diferentes proyectos desde su casa, siendo este rincón el que ella ha mostrado en su Instagram de forma indirecta. Un piso abuhardillado con un enorme salón, espejos, luces de neón y, sobre todo, peluches, aunque este no es el único detalle particular de esta vivienda en la que predomina el blanco. También hay una barra de pole dance en la que ella practica una de sus pasiones y desde donde además se graba de forma habitual.

María Iborra casa Verónica Forqué casa
Redes sociales

La joven ha tratado de sacar la máxima practicidad al espacio y ha colocado una gran estantería, además de dar la posibilidad de que tengan dos pisos. Lo ha hecho con escaleras de madera superpuestas, lo cual le permite tener todavía más almacenaje. Tanto es así que, tal y como se puede ver en esta foto, la parte superior de los estantes son utilizados como altillos en el que la hija de Verónica Forqué guarda, por ejemplo, maletas. Otro de los trucos que ha utilizado la joven para rentabilizar al máximo los metros en su domicilio son los espejos, ya que dan mucha profundidad al piso, objetos muy presentes en sus vídeos y que podrían ayudarle en sus sesiones fotográficas. A pesar de que su estilo es muy particular, su residencia no tiene toques muy llamativos y, de hecho, apuesta por la sencillez.

María Iborra casa Verónica Forqué casa
Redes sociales

A buen seguro tendrá ahora recuerdos allí de su madre, con la que, por cierto, tenía una excelente relación. Fue 10 días después de la muerte de su madre cuando ella se confesó a través de una carta en la que incluso habló sobre su suicidio. Pidió que no se juzgara su decisión y que se la siquiera admirando como hasta ahora se había hecho: «¿Por qué alguien no puede acabar con su vida, si es suya? Quién mejor que uno mismo para decidir que no quiere seguir más… Tengamos respeto. Hay que respetar su decisión». En pocas ocasiones ha querido abrirse en canal para hablar de un tema tan íntimo, aunque de vez en cuando rinde homenaje en sus stories a su progenitora a través de fotos o dibujos. Es su modo de recordar a alguien que según María y sus seguidores «tenía muchísima luz».