Tras el fallecimiento de Lucía Bosé su familia trata de sacar rentabilidad a La Casa Azul, situada en Brieva y donde ella vivió hasta el final.


Lucía Bosé falleció el 23 de marzo del pasado año a causa del coronavirus a los 89 años. Hasta entonces vivió en la localidad de Brieva, en Segovia, donde sentía verdadera paz y donde encontró una casa a su altura. ‘La casa azul’ era una espectacular vivienda que tras su ausencia para su familia deja de tener sentido y por ello han decidido ponerla en venta. Si bien hace tan solo unos días esta propiedad copaba titulares por ello, pues se conoció que su precio eran 430.000 euros, ahora vuelve a acaparar todas las miradas porque también se alquila. Nada más y nada menos que por 459 euros, cifra que ha puesto su nieta Alma Sofía Villalta, quien se encarga además de hablar directamente con los futuros inquilinos. 

Definida en este portal para alquileres vacacionales como un lugar de ensueño, los propietarios establecen que al menos debes pasar dos noches en la vivienda. Por lo que como mínimo cada vez que alguien visita la casa para disfrutar de unos días de asueto se embolsan poco menos de 1000 euros. «La Casa Azul es un precioso espacio donde disfrutar con los amigos o la familia en el pueblo de Brieva. Es una original y artística casa con el inconfundible estilo de Lucía Bosé, antigua dueña. Tanto en el pueblo como a sus alrededores se puede disfrutar de la naturaleza y de una gastronomía espectacular. La casa incluye wifi y gran televisor; lavadora, secadora y lavavajillas; microondas; chimenea. Dispone de patio exterior e interior; 5 habitaciones dobles (4 de ellas con baño independiente) y una habitación con dos camas individuales en la buhardilla; gran cocina con un pequeño comedor para desayunar, salón con chimenea, comedor, salón de juegos y TV; y pared decorada con un fresco de Emilio Farina», dicen en el anuncio.

Han aumentado su precio de venta

Llama la atención su precio en el universo 2.0 si se tiene en cuenta que el pueblo en el que está ubicado en un lugar en el que solo hay 93 habitantes. Con capacidad para 12 inquilinos, esta casa con tanta historia promete acoger a muchas personas que no solo quieran probar la gastronomía de los alrededores o ver su entorno, sino también ver el lugar en el que vivió Lucía Bosé su última etapa. Cabe señalar que después de que saltara a los medios de comunicación el precio de venta ha incrementado en un 15 por ciento, en concreto, ha aumentado hasta 495.000 euros. Se desconoce si están recibiendo llamadas o no de interesados, pero seguro que de más de un curioso y es que esta casa se ha colado en la televisión y las revistas en más de una ocasión. Convertida casi en un museo de la familia Bosé, estos muros fueron testigo de la vida de Lucía y de todo su séquito hasta el final de sus días.

Tras su partida su hijo Miguel Bosé ha reaparecido en televisión. Lo ha hecho un año después de su muerte con un discurso negacionista después del que ha vuelto a ser el centro de todas las críticas.