Carmen Lomana luce espectacular, también en bikini, como demuestran las fotos de su jornada playera en aguas de Marbella. Así disfruta la socialité de los placeres de la Costa del Sol


Carmen Lomana ha emplazado su disfrute estival en su rincón favorito del planeta, Marbella, donde suele acudir cada verano para mimarse y ser feliz. La experta en moda alterna jornadas en la playa disfrutando de refrescantes baños mientras tuesta su piel al sol marbellí, con salidas nocturnas a los locales de moda de la Costa del Sol, como los que acoge durante estos días el Festival de Starlite de Marbella. Para descansar de los conciertos a los que Carmen Lomana acude con su elegancia habitual, emplaza las mañanas a un plan de relax en la playa, bajo la sombrilla, paseando por la orilla del mar y zambulléndose en el agua para sofocar el justiciero calor veraniego.

Una oportunidad de oro para comprobar que Carmen Lomana, a sus recién cumplidos 73 años, sigue siendo dueña de un cuerpo digno de envidiar. La socialité, a la que conocimos como experta en moda y protocolo para después dar el salto como concursante de realities, líder de opinión, locutora, colaboradora de televisión y columnista, sabe cuidarse y mimarse y eso se nota tanto por dentro como por fuera. Lomana no pierde las fuerzas y lucha por llevar su verdad y sus principios allá donde va, sin importarle la polémica que traiga consigo sus palabras. Tampoco sus acciones, como aventurarse a bailar el último temazo de Omar Montes, siendo diana de miles de comentarios, la mayoría de ellos aplaudiendo que se preste a vídeos tan divertidos como el que se muestra a continuación.

Vídeo: Instagram

Pero físicamente esta fortaleza interior es evidente al comprobar que se resiste con uñas y dientes a los estragos que el inevitable paso del tiempo causa en cualquiera. Menos en ella. Su cuerpo no evidencia su edad, mucho menos su rostro y de ello presume ahora por la Costa del Sol, con una envidiable jornada en la playa de Marbella. Veamos qué ha hecho Carmen Lomana para descansar de su ajetreada agenda durante su periplo marbellí.